Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Las autoridades de las provincias afectadas por el terremoto que azotó este lunes el noroeste de China, que dejó 131 fallecidos, afirmaron hoy miércoles que los trabajos de rescate de supervivientes «básicamente han terminado».

Los equipos se centrarán ahora en tratar a los heridos y en reubicar a los residentes afectados después de horas de intenso trabajo, bajo un frío extremo de hasta -14 grados centígrados, recoge la prensa local.

Por otra parte, la cifra de víctimas por el terremoto, que golpeó las provincias de Gansu y Qinghai, asciende a 131, según el último recuento oficial ofrecido hoy por las autoridades.

De esos 131 fallecidos, 113 se registraron en Gansu y 18 en Qinghai, recoge la agencia estatal Xinhua.

Durante todo el martes, trabajadores de rescate llevaron a cabo operaciones de búsqueda y rescate en varias zonas, además de reparar las carreteras e infraestructuras afectadas por el sismo.

Entre ellos, bomberos, miembros del Ejército y civiles que también trataron de reubicar a los afectados.

En respuesta a la catástrofe, las autoridades enviaron suministros que incluyen 2.600 tiendas de campaña, 10.400 camas plegables, 10.400 edredones y 1.000 juegos de estufas.

No obstante, el medio The Paper aseguró hoy que hay «una grave escasez» de tiendas de campaña para albergar a los desplazados, y que las bajas temperaturas son «un desafío que está poniendo a prueba los esfuerzos de ayuda».

El Gobierno chino y el Ministerio de Gestión de Emergencias decretaron el martes una respuesta de nivel II al siniestro y asignaron 200 millones de yuanes (alrededor 25 millones de euros) para las tareas de asistencia y recuperación.

A esa cifra hay que sumar otros 220 millones (28,32 millones de euros) de parte de los Ministerios de Finanzas, Agricultura y Recursos Hídricos, y otros 220 millones procedentes de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

También el Partido Comunista (PCCh) ha asignado 100 millones de yuanes (12,87 millones de euros) para reparar instalaciones educativas y apoyar a miembros de la organización.

Al margen, el Gobierno chino anunció hoy otros 30 millones de yuanes (3,87 millones de euros) de los Ministerios de Finanzas y Transportes para reparar carreteras e infraestructuras.

El sismo se produjo un minuto antes de la medianoche del lunes, hora local (15.59 GMT), en la frontera entre las dos citadas provincias, con una magnitud de 6,2, y afectó especialmente al condado de Jishisan, en Gansu, y a la ciudad de Haidong, en la vecina Qinghai.

Se trata del movimiento telúrico más mortífero en China desde el sucedido en agosto de 2014 en la provincia meridional de Yunnan, que dejó 617 fallecidos, pero muy lejos del sufrido en 2008 en la provincia de Sichuan, que dejó al menos 70.000 muertos.

 

Con información de EFE / Foto: EFE / jdm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *