Publicado en Destacado, NACIONAL.

El exsecretario de Seguridad Pública de México Genaro «N» se presentó en su primer día de juicio por narcotráfico jovial y enérgico, para escuchar de boca del primer testigo de la Fiscalía,  Sergio Villarreal Barragán, alias «el Grande»,

La larga sesión concluyó con García Luna lanzando un beso a su esposa y diciéndole: «Te quiero».

Genaro «N», que llegó a la sala con un traje negro y una corbata de rayas rojas y azules, saludó con efusión a su equipo de abogados, encabezados por César de Castro y, en varias ocasiones, se dirigió a su esposa y a su hija, para saludarlas lanzándoles besos y poniéndose la mano en el corazón.

De Castro, de pie frente a los 12 miembros del tribunal, adelantó la que será la estrategia de la defensa, al subrayar que la Fiscalía no tiene pruebas «objetivas»: ni documentos, ni fotos, ni conversaciones grabadas, ni mensajes de texto que incriminen a su cliente.

Según De Castro, todo se basa en rumores y «especulaciones de asesinos, secuestradores y traficantes de droga», muchos de los cuales, según De Castro, fueron encarcelados en la época en la que Genaro «N» fue responsable, dejando así en el aire que hubiera un móvil de venganza en los testimonios.

Durante las alegaciones, el acusado miró con semblante serio a los miembros del tribunal, casi impertérrito. Un gesto que cambió con la entrada de El Grande, a quien el exsecretario casi no miró y en su lugar se puso las gafas y se dedicó a consultar documentos y tomar notas.

 

Con información de EFE / Foto: Archivo / jdm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *