Publicado en Destacado, NACIONAL.

Los científicos mexicanos Mauricio Hoyos y Omar Santana, ofrecieron una plática virtual a quienes extraen callos y almejas del fondo marino como forma de vida, con el objetivo de que puedan entender el comportamiento del tiburón blanco, coexistir con ellos y prevenir accidentes.

Ésto, debido a los recientes ataques de dicha especie de escualo, que provocaron la muerte de tres buzos pescadores en Peñasco, Yavaros y Paredón Colorado, los tres en el estado de Sonora.

Los expertos, con 20 años de experiencia en el monitoreo y estudio del tiburón blanco (Carcharodon carcharias), consideraron que las interacciones de este animal con los seres humanos, que no forman parte de su dieta, se deben a que el depredador seguramente los confundió con un lobo marino, que es su alimento preferido, por la carga calórica que representa.

Asimismo, detallaron que para que se registren interacciones, se deben conjugar varios factores que son propicios para que el animal piense que el buzo pescador es su presa, por lo que dieron las siguientes recomendaciones:

  • No alejarse demasiado de la costa: esto aísla a un individuo y, además, lo coloca muy lejos de la asistencia.
  • Evitar estar en el agua durante la oscuridad o en las horas del crepúsculo cuando los tiburones son más activos y hay poca visibilidad en el agua.
  • Tener especial cuidado cuando las aguas son turbias.
  • Evitar las zonas donde existan colonias de pinnípedos (lobos marinos, leones marinos o focas), vertientes de aguas residuales o donde exista actividad de alimentación.
  • No entrar al agua si se sabe que hay tiburones presentes.
  • No entrar al agua si sangra por una herida abierta, y
  • Evitar las salpicaduras excesivas cuando se tiran al mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *