Publicado en Destacado, NACIONAL.

EFE.- Los niveles de violencia e impunidad “han alcanzado récords históricos bajo el presidente López Obrador” en México, con un nivel de 28 homicidios por 100 mil habitantes, subraya el último informe mundial de Human Rights Watch en su capítulo sobre el país.

El informe, citando datos de la agencia nacional de estadística, subraya que cerca del 90% de los crímenes no son denunciados, un tercio de los denunciados nunca son investigados y solo 16% de los que se indagan son resueltos en acuerdos prejudiciales o en tribunales. En conclusión, “las autoridades esclarecieron poco más del 1% de todos los crímenes cometidos en 2021″.

Los casos más graves son los de las desapariciones, con miles de personas de quienes cada año se pierde su rastro hasta sumar 105 mil con destino no aclarado el pasado septiembre; de ellas, más de 36 mil han desparecido durante el mandato de López Obrador, presidente desde 2018, en casos que muy raramente se investigan.

La tortura es “ampliamente practicada” tanto por la Policía como la fiscalía y el Ejército para obtener confesiones y extraer información, mientras que el sistema judicial “normalmente no logra garantizar el debido proceso” a los detenidos, señala HRW.

Las prisiones están llenas de reos preventivos, que suponían en 2020 un 85% de los reclusos, porque lo más habitual es que los tribunales así lo ordenen para cada sospechoso sin sopesar las circunstancias de cada caso, “violando así los estándares internacionales“, además, las prisiones están sobrepobladas y son “insanas“.

López Obrador dio a las Fuerzas Armadas numerosas responsabilidades del poder civil desde control migratorio al aduanero, pasando por programas sociales u obras públicas, dándoles el poder de detener civiles e investigar crímenes “algo que en el pasado contribuyó a atropellos de derechos humanos”, según la organización.

México sigue siendo además “uno de los países más peligrosos para periodistas y defensores de los derechos humanos”. Quince periodistas fueron asesinados entre enero y septiembre, y doce activistas en el primer semestre; en ambos casos, estos hechos “son raramente investigados o perseguidos”.

En el capítulo migratorio, México pasa por ser el agente principal de la “tercerización” de las políticas de Estados Unidos: en 2021, las autoridades detuvieron a más de 307 mil migrantes, la cifra más alta nunca registrada, y que fueron enviados a centros de detención “notablemente superpoblados e insalubres“, donde además muchos “son a menudo presionados para el retorno a sus países”.

Prácticamente los únicos capítulos donde el informe de HRW reconoce algún avance en México son los derechos sexuales, con varios estados que han legalizado el matrimonio homosexual o que han facilitado los procesos de cambios de sexo para personas trans a nivel administrativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *