Publicado en Destacado, ESTATAL.

En medio de la violencia que padece el país, en el que feminicidios, homicidios y desapariciones de personas continúan sin parar, se les invita a los Reyes Magos hacer a un lado la idea de regalar juguetes bélicos que abonan a “normalizar” actos agresivos, dijo la coordinadora del Colectivo Contra el Abuso Sexual Infantil, Lizzet Argüello Rocha, quien agregó que otorgar un teléfono celular es abrir una ventana al menor de edad para que vea el mundo a través de una pantalla, se relacione con personas desconocidas que lo ponen en riesgo.

Citó como ejemplo los casos de menores de edad víctimas de redes delincuenciales dedicados a la trata de personas en el mundo, u otro riesgo es el comienzo del “sexting”.

“Un celular puede ser objeto de violencia cómo el tener el sexting, cosas que se están normalizando exponemos a nuestros hijos a que a través de un celular tengan acceso a redes, y no se considera que a través de redes sociales puedan ser víctimas de delincuentes”, alertó.

“Muchas violencias se reflejan en las herramientas y juguetes que se dan a los hijos; hay padres y madres que no se cuestionan si hay una violencia explícita e implícita en juguetes, en medios de comunicación cómo en películas, cuentos, obsequios que regalamos cómo metralletas” explicó.

Explicó que la violencia se normaliza a través de los juguetes bélicos cómo pistolas, metralletas, y los videojuegos que pueden manipular a través de los teléfonos celulares, consolas, computadoras.

“Si regalas un juguete de este tipo, demuestras a los niños que está bien reaccionar con violencia, y lo que vemos es una escalada en la violencia verbal, psicológica, emocional, afectiva, y la económica”.

La defensora de derechos de niños y niñas detalló que las muñecas tipo Barbie son “juguetes asexuados” que marcan estereotipos de género, y lo mismo pasa con los infantes masculinos con el uso de las pistolas.

“Somos un país con feminicidios y violencia sexual. Preocupa la normalización de la violencia y que no se esté revirtiendo con pedagogía desde cómo enseñamos a los niños a jugar y cómo dirigirse o relacionarse con otros infantes”.

Agregó que otorgar un teléfono celular es abrir una ventana al menor de edad para que vea el mundo a través de una pantalla, se relacione con personas desconocidas que lo ponen en riesgo.

Cabe mencionar que de acuerdo a la página oficial de la Fundación Unam, el sexting proviene de las palabras en inglés “Sex” (sexo) y “Texting” (envió de mensajes por medio de dispositivos móviles). Esta práctica ha cobrado popularidad por el intercambio de fotografías o videos en poses eróticas o de desnudos.

Fuente: AVC/ foto: Twitter/ doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *