Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Equipos de trabajo han colocado cientos de contenedores cubiertos por alambre de púas a lo largo de la remota frontera oriental de Arizona con México, en una osada demostración de protección fronteriza por parte del gobernador republicano Doug Ducey, incluso cuando se prepara para dejar el cargo.

Hasta que los manifestantes ralentizaron, y luego detuvieron en gran medida el trabajo en los últimos días, Ducey siguió adelante a pesar de las objeciones del gobierno estadounidense, los ecologistas y la gobernadora entrante que lo considera un mal uso de recursos.

La gobernadora demócrata electa, Katie Hobbs, declaró la semana pasada que estaba “estudiando todas las opciones” y que aún no había decidido qué hacer con los contenedores tras su toma de posesión el 5 de enero. Anteriormente sugirió que los contenedores fueran reutilizados como viviendas asequibles, una opción cada vez más popular para las personas sin hogar y de bajos ingresos.

“No sé cuánto costará retirar los contenedores ni cuál será el costo”, declaró Hobbs al canal de televisión KAET de Phoenix PBS en una entrevista el miércoles.

Las agencias federales han comunicado a Arizona que la construcción en territorio estadounidense es ilegal y han ordenado su paralización. Ducey respondió el 21 de octubre demandando a los funcionarios federales por sus objeciones, enviando la disputa a los tribunales.

Los grupos ecologistas afirman que los contenedores podrían poner en peligro los sistemas hídricos naturales y las especies.

Fuente y foto: VOA/ doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *