Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El papa Francisco conmemora este martes el 60º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II —la reunión histórica que trajo a la era moderna a la Iglesia católica de 2.000 años de antigüedad—, en medio de constantes desacuerdos sobre las enseñanzas del concilio que dividen a los creyentes en la actualidad.

Francisco celebró una misa en honor a San Juan XXIII, quien convocó al encuentro y presidió su sesión de apertura. La conmemoración del martes comenzará con una lectura del discurso inaugural de Juan y terminará con una recreación de la procesión de velas que iluminó la Plaza de San Pedro la noche del 11 de octubre de 1962.

Esa noche, el llamado “papa bueno” se acercó a la ventana del Palacio Apostólico y pronunció su famoso “discurso a la luz de la luna” a los miles que se reunieron abajo. Mientras que los papas anteriores al Concilio Vaticano II solían hablar en términos formales, Juan sorprendió a la multitud con un discurso pastoral improvisado en el que exhortó a los fieles a ir a casa con sus hijos y darles un abrazo diciéndoles “esta es la caricia del papa”.

El concilio duraría otros tres años y sobreviviría a Juan, quien falleció en 1963 de cáncer de estómago.

Cuando terminó, los participantes del concilio acordaron cambios importantes en la vida de la Iglesia, como permitir que la misa se celebre en los idiomas locales en lugar del latín y fortalecer el papel de los laicos en la vida cotidiana de la organización. El concilio también alentó los esfuerzos para mejorar las relaciones entre los cristianos y revolucionó las relaciones de la Iglesia con los judíos, incluida la eliminación de la frase “judíos pérfidos” de la liturgia.

Francisco, de 85 años, es el primer papa ordenado después del concilio, y sus prioridades están muy inspiradas en él.

Fuente y foto: VOA/ doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *