Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Como novedad, se estrenan las vacunas bivariantes de Pfizer y Moderna, que protegen de ómicron, pero también de las formas iniciales del coronavirus SARS-Cov-2.

España comienza este lunes a administrar la cuarta vacuna de la COVID-19 (segunda dosis de refuerzo), que recibirán primero los ancianos de residencias, unos 390 mil en todo el país, así como las personas mayores de 79 años (2,9 millones) citadas por los centros sanitarios.

Varias de las 17 regiones autónomas españolas harán coincidir esta campaña con la de la vacuna de la gripe.

Como novedad, se estrenan las vacunas bivariantes de Pfizer y Moderna, que protegen de ómicron, pero también de las formas iniciales del coronavirus SARS-Cov-2.

Según el Ministerio español de Sanidad, estas vacunas son más precisas, ofrecen una protección más amplia y los efectos secundarios son similares a las anteriores.

Las autoridades recomiendan que también se vacunen los menores de 60 años que no hubieran completado la pauta inicial, así como la población de entre 60 y 79 años y menores de esta franja de edad con riesgo de salud, personal de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, de emergencias en contacto con pacientes y trabajadores de residencias de mayores o de atención a la discapacidad.

De momento, no está recomendada esta dosis de refuerzo para la población sana menor de 60.

En España (47,4 millones de habitantes) se han contagiado de coronavirus 13,4 millones de personas, y 114.009 han fallecido desde que comenzó la pandemia. Más de 40,5 millones están vacunadas completamente.

Según los datos oficiales disponibles, la incidencia media acumulada en 14 días es de 113 casos nuevos por cada 100.000 personas mayores de 59 años.

 

 

 

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *