Publicado en Destacado, ESTATAL, INTERNACIONAL.

Citlalli Domínguez nació en el municipio de Veracruz; creció en Ciudad Cardel y actualmente es una exitosa profesional que da clases de historia en París, Francia.

Se formó en la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana (UV) en Xalapa; después cursó la maestría en Estudios Regionales en el Instituto Mora en la Ciudad de México.

Al concluir “me entró el gusanito por hacer el doctorado en el extranjero y escogí Francia por la admiración intelectual, académica y formas de hacer la historia porque soy historiadora”.

A finales del 2013 consiguió una beca en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para estudiar el posgrado en la Universidad de la Sorbona.

“Mi estancia en Francia ha tenido momentos muy buenos, difíciles y tristes por lo que implica estar lejos de mi país, sobre todo de mi familia y al principio fue caótico, difícil porque llegué a un país que está lejos del mío, que culturalmente no son totalmente opuestos sí hay muchas diferencias, principalmente la lengua”.

La travesía “me ha servido mucho para entender la vida de otra forma y ver las cosas de manera diferente, ya no soy la misma de cuando salí, veo a México desde otra perspectiva, con sus luces y sombras; también he aprendido de ver este otro país, Francia, que es el país que me acogió y cuado yo llegué lo tenía muy idealizado y ahora conozco muchas realidades y a quererlo con sus luces y sombras”.

En el ámbito personal, Citlalli mantiene una relación sentimental con un ciudadano francés que la ha ayudado a su integración social y cultural.

Su estatus migratorio es el de científico extranjero pues llegó siendo estudiante pero al empezar a trabajar, primero en la Universidad de Versalle y en La Sorbona Nueva, fue modificado a esa categoría.

Aunque busca estabilizarse en un trabajo de tiempo completo en Francia, no tiene descartada la idea de regresar a vivir a México, su patria.

“Hace poco leí una frase que decía que migrar no es para cualquiera y creo que sí tiene razón porque es un proceso muy difícil, uno puede soñar con irse a otro país pero todo lo que hay detrás sí encierra un desafío muy grande porque es lidiar con muchas cosas, no solo es saber otra lengua, también aprender a cómo funciona el sistema de ese otro país”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *