Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una mujer de Bolivia fue condenada a 30 años de prisión luego de que envenenó a su hija de tan solo 8 años de edad, dandole de beber insecticida, con la intención de que no revelara sus infidelidades.

La agresora fue acusada por el delito de infanticidio; ahora, deberá cumplir su condena en la prisión de San Roque, en Sucre. Mauricio Nava Morales, fiscal departamental de Chuquisaca, demostró que la mujer llamada Gavana, de 29 años, es la autora del homicidio de una niña de 8 años de edad, por lo que le fueron dictados 30 años de prisión.

Durante el caso, el fiscal presentó todas las pruebas que demuestran la culpabilidad de la mujer. El mayor argumentó eso el dictamen pericial en toxicología, el cual demuestra que la menor ingirió un insecticida previó a fallecer.

De acuerdo a las investigaciones, la mujer hizo que su hija de 8 años se tomara un insecticida, hecho que cometió delante de otro de sus hijos de tres años.

La mujer modificó la escena del crimen para simular que la niña se había quitado la vida. Tras hallar el cuerpo de la menor, el padre de la víctima llamó a la policía, sin embargo las investigaciones descubrieron que quien cometió el infanticidio fue la madre de la pequeña.

Por el caso, el Tribunal 3° de Sentencia Penal de la Capital en Sucre, sentenció a la madre de la menor a 30 años prisión por el delito de infanticidio en contra de su hija.

 

Fuente: Heraldo / Foto; Archivo / abv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.