Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un niño de tres años murió tras ser atropellado accidentalmente por su propio padre cuando el menor andaba en bicicleta en el patio de su casa.

El menor perdió la vida cuando su padre se transportaba con ayuda de su camioneta todoterreno, un remolque lleno de tierra en una granja ubicada en Efailwen, Pembrokeshire, Gales.

Los reportes señalan que la hermana mayor del ahora occiso corrió hacia la granja para avisarle a su abuela, quien estaba trabajando adentro de la casa, que su hermano estaba muerto.

La abuela corrió pensando que el niño se había caído de su bicicleta, pero cuando se acercó, corroboró la trágica escena.

Las investigaciones señalan que el menor, su hermana y una prima estaban jugando en el patio de la granja afuera de la casa principal y que las puertas habían sido cerradas con el objetivo de que permanecieran seguros.

En tanto, el padre declaró con profundo doler que él miró en los espejos retrovisores y vio los dos lados del remolque.

Incluso, habría mirado sobre su hombro hacia el lado cercano para verificar el punto ciego, pero no se percató de la presencia de su hijo.

La autopsia reveló que el niño sufrió una lesión «catastrófica» en la cabeza y habría muerto instantáneamente.

Los investigadores no encontraron fallas en la camioneta ni en el remolque, reveló la investigación.

El inspector ejecutivo de Salud y Seguridad destacó de acuerdo a la sangre encontrada, el chico había sido golpeado por el tráiler y no por la camioneta.

Mientras que un jurado arrojó una conclusión de muerte accidental, determinando que el niño murió por una «lesión en la cabeza causada por el impacto con un remolque cargado».

 

Fuente: ElClarín/Foto: Pixabay/atf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.