Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una cápsula de la compañía Blue Origin, que pertenece al multimillonario Jeff Bezos, que transportaba carga se separó de su cohete New Shepard el lunes poco después de despegar de Texas, Estados Unidos, tras lo que parecía ser un mal funcionamiento cerca de la sección del motor del cohete, según se observó en una transmisión en vivo.

No había personas a bordo de la cápsula que se ubicaba sobre el cohete suborbital New Shepard de la compañía, cargada con útiles de investigación financiadas por la NASA y otras cargas que se esperaba que flotaran en microgravedad durante unos minutos a unos 100 kilómetros sobre el suelo.

No obstante, un minuto después del despegue y a unos ocho kilómetros del suelo, los motores del New Shepard se incendiaron, activando el sistema de eyección de la cápsula, que se separó de su cohete antes de liberar su paracaídas para aterrizar intacta.

En su cuenta de Twitter, Blue Origin informó:

“Estamos respondiendo a un problema esta mañana en nuestra ubicación de Launch Site One en el oeste de Texas. Esta fue una misión de carga útil sin astronautas a bordo. El sistema de escape de la cápsula funcionó según lo diseñado. Más información por venir, ya que está disponible.”

 

Fuente: Milenio / Foto: NASA / JAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.