Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El joven de 19 años sospechoso de matar a tres personas al azar en las calles de Detroit en un espacio de dos horas al parecer se envalentonó al ver que nadie lo frenó después del primer ataque a tiros, declaró el alcalde el lunes. El sospechoso permanece detenido.

Nadie llamó al número de emergencias 911 cuando un hombre de 28 años fue ultimado el domingo a menos de 3 kilómetros (2 millas) de un cuartel policial, expresó el alcalde Mike Duggan.

“A las 4:45 de la madrugada un domingo, no hay mucha gente despierta. Algunos quizás pensaron que eran fuegos artificiales”, dijo Duggan.

“Ya veremos lo que digan las investigaciones. Creo que hay una gran probabilidad de que él pensó que lo iban a detener … y unos 35 minutos después mata a tiros a una segunda persona y de allí sigue”.

Los ataques a tiros causaron ansiedad en Detroit el domingo hasta que el individuo fue arrestado sin incidentes unas 12 horas después gracias a una pista dada a la policía. La policía sospecha que el individuo sufre de una enfermedad mental.

El sujeto “aterró a nuestra comunidad”, declaró el jefe policial James White.

El obispo Daryl Harris de la iglesia Total Life Christian Ministries dijo que “sentí el pánico” de la congregación cuando le informó que había un pistolero suelto.

De momento no se han presentado cargos contra el individuo.

El primer ataque ocurrió a eso de las 4:45 a.m. cuando el individuo le disparó a un hombre sin razón alguna, siguió caminando, regresó y le volvió a disparar, dijo White.

Unos 30 minutos después y a unas tres cuadras, la policía recibió la primera llamada al 911, de una mujer de unos 40 años baleada en la acera. Otra mujer también de unos 40 años recibió varios balazos cuando estaba esperando al autobús a poca distancia.

“El individuo siguió caminando, luego regresó y le volvió a disparar”, relató Michael McGinnis, policía a cargo de crímenes mayores.

Un cuarto ataque armado ocurrió a las 7:10 a.m. cuando el individuo disparó contra un hombre de 80 años que paseaba a su perro, dijo McGinnis. El hombre sobrevivió.

Una pistola hallada por la policía coincide con los casquillos de bala hallados en los lugares de los crímenes, dijo McGinnis.

Duggan describió a las víctimas como “gente inocente que vivía su vida un domingo por la mañana”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.