Publicado en Destacado, NACIONAL.

El exprocurador Jesús Murillo Karam fue transportado en una camioneta color gris y escoltado por vehículos de las fuerzas armadas hasta el Reclusorio Norte

El exprocurador Jesús Murillo Karam ingresó al Reclusorio Norte, este sábado 20 de agosto del 2022, donde comparece en su audiencia inicial por los delitos de desaparición forzada y tortura en la administración de justicia en el caso Ayotzinapa.

El viernes 19 de agosto del 2022, las autoridades judiciales informaron que detuvieron a Jesús Murillo Karam al mediodía en su domicilio en el sur de la capital mexicana.

Agentes de la FGR, acompañados con cuerpos de la Secretaría de Marina (Semar), realizaron su recorrido desde las instalaciones de la Fiscalía, en la colonia Tacubaya, hasta el penal preventivo varonil norte.

El exfuncionario durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) fue transportado en una camioneta color gris y escoltado por vehículos de las fuerzas armadas.

En esta primera audiencia ante un juez, se definirá si su detención procede conforme a derecho.

Su aprehensión ocurre después de que la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa, de la Secretaría de Gobernación (Segob), señaló que la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, en 2014, fue un “crimen de Estado” en el que estuvieron involucrados autoridades de todos los niveles y no hay indicios de que estén vivos.

El 26 de septiembre de 2014, los estudiantes de la escuela para maestros rurales de Ayotzinapa desaparecieron cuando se dirigían a Ciudad de México para participar en una manifestación por el 2 de octubre, cuando hubo matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, en la capital de México.

Según la polémica versión del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), la llamada “verdad histórica“, policías corruptos detuvieron a los estudiantes y los entregaron al cartel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el basurero de Cocula y tiró los restos en el río San Juan.

La Administración de López Obrador ha desmentido esa “verdad”, al coincidir con familiares y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que señaló que los cuerpos no pudieron ser quemados en ese lugar.

De acuerdo con este último informe “existen elementos” para que las autoridades judiciales continúen indagatorias en contra de al menos 33 personas.

 

Con información de N+ y EFE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.