Publicado en Destacado, NACIONAL.

El repartidor de comida es sordo de nacimiento, por lo que intentó comunicarse con su madre a través de una videollamada para avisarle del ataque, mostrándole que tenía heridas de bala en sus piernas.

El pasado jueves, Carlos Alberto Peña, de 25 años, quien es sordo de nacimiento, esperaba un pedido en la pizzería ubicada sobre la avenida Ejército Nacional en Ciudad Juárez, cuando fue atacados a balazos. Actualmente es atendido en un hospital del Seguro Social.

La Fiscalía de Justicia de Chihuahua informó que ya identificó a ocho de las once personas fallecidas. Los heridos se encuentran recuperándose en hospitales. Casi todos eran trabajadores que se encontraban realizando sus labores diarias cuando ocurrieron los ataques.

Carlos se encontraba esperando un pedido con otro compañero y una clienta en la pizzería cuando fueron atacados a balazos.

El repartidor de comida es sordo de nacimiento, por lo que intentó comunicarse con su madre a través de una videollamada para avisarle del ataque, mostrándole que tenía heridas de bala en sus piernas.

“Al momento de las detonaciones, él se agachó, este mi hermano le pidió su ayuda y muchas gracias por regresarse a ayudarlo, porque, pues dice que el tomo el teléfono le marco a mi mamá, cuando ella llegó pues mi hermano estaba en el piso desangrándose de sus piernas”, narró su hermano César Armando Peña.

Carlos, joven sordo herido en pizzería durante tiroteo en Ciudad Juárez, se recupera en hospital

Carlos Alberto, cuentan sus familiares, no sabía lo que sucedía hasta que llegó un policía que lo atendió a él y a otra mujer que también resultó herida.

“Carlos estaba en el Little Cesar, a ella le hablaron, le habló un muchacho, un muchacho que estaba con él, al momento ese, también son repartidores”, dijo César.

Para mantener a su esposa y dos hijas, Carlos trabaja por la mañana en una maquiladora, y por las tardes es repartidor de comida por aplicación.

“A pesar de que él no escucha, siempre es atento y ver dónde hace dinero para el bienestar de su familia. Tiene una actitud, es muy buena onda, vio que necesitaba más dinero, ingresos, entonces el decidió endeudarse, sacar su moto, incluso esa moto que tiene ahorita él la está pagando”, refirió su hermano.

Tras el ataque, el joven de 25 años se encuentra en un hospital del Seguro Social, donde le atienden de heridas de bala que le fracturaron tibia y peroné de ambas piernas.

Este domingo, fueron velados los restos de Allan González Escobar, locutor en una estación de radio local de 42 años, quien fue asesinado junto con tres compañeros en la Plaza Pradera Dorada mientras realizaba enlaces en vivo para su radiodifusora, afuera de la pizzería donde fue atacado Carlos.

 

 

Con información de Francisco Javier Carmona

KAH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.