Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Existen cinco cepas principales del virus de la hepatitis que se diferencian en aspectos como transmisión, gravedad y métodos de prevención

El 28 de julio de cada año se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo y que es necesario visibilizar para concientizar acerca de su problemática.

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede causar problemas de salud potencialmente mortales. La OMS destaca que existen cinco cepas principales del virus de la hepatitis: A, B, C, D y E.

Llaman la atención particularmente las cepas B y C, que pueden provocar enfermedades crónicas, además que conjuntamente son la causa más común de muertes relacionadas con cirrosis hepática, cáncer y hepatitis viral. Alrededor del mundo, se estima que 325 millones de personas tienen una de estas dos cepas.

Las infecciones con las cepas B, C y D pueden causar hepatitis crónica que puede durar varias décadas y causan más de un millón de muertes por año, ya sea por cirrosis o cáncer de hígado. “Estos 3 tipos de infecciones crónicas por hepatitis son responsables de más del 95% de las muertes por esta enfermedad“, aseguró la OMS.

La OMS señala que cuenta con las herramientas para diagnosticar, tratar y prevenir la hepatitis viral crónica, pero el gran reto está en acercar estos servicios a las comunidades, pues solo se encuentran disponibles en hospitales especializados, lo cual complica la tarea de querer erradicar la enfermedad para el año 2030.

Síntomas de la hepatitis

Todas las cepas de la hepatitis causan enfermedad hepática y, dentro de los síntomas comunes, se encuentran: fiebre, náuseas, vómitos, dolor abdominal, erupciones cutáneas, pérdida de apetito e ictericia. Sin embargo, es preciso señalar que los tipos de hepatitis también se diferencian en aspectos importantes como lo son la forma de transmisión, gravedad de la enfermedad que provocan o distribución geográfica, por lo que a continuación te detallamos cada una de ellas:

Hepatitis A

Este tipo de hepatitis se transmite vía :

  • Alimentos
  • Agua contaminada
  • Falta de higiene
  • Contacto directo con una persona infectada.

Por su parte, los síntomas se presentan entre la segunda y tercera semana posterior de contraer la enfermedad.

Hepatitis B

Se transmite por:

  • Sangre
  • Vía sexual
  • De madre a hijo durante el parto

En este caso pueden haber personas que tienen la enfermedad pero son asintomáticas. Si presentan síntomas, estos aparecen entre la primera y segunda semana después de contraer la enfermedad.

Hepatitis C

Es transmitida por:

  • Sangre
  • Jeringas contaminadas
  • Vía sexual

Los síntomas se presentan entre las dos semanas y dos meses posteriores de contraer la enfermedad. Sin embargo, el 80% de los casos son asintomáticos, y se debe recordar que este tipo de hepatitis genera enfermedades crónicas.

Hepatitis D

Se transmite por:

  • Sangre
  • Vía sexual

La hepatitis D solo se puede contraer si previamente se padece hepatitis B.

Hepatitis E

Se contagia vía:

  • Alimentos
  • Agua contaminada
  • Falta de higiene

Los síntomas se pueden hacer presentes entre la segunda y la décima semana posterior a contagiarse.

¿Qué vacunas hay disponibles para la hepatitis?

La hepatitis es una enfermedad prevenible, pero solo en ciertos casos, pues solo las cepas A, B y E tienen vacuna que sirve como protección. Sin embargo, respecto a la última mencionada, la inoculación no está disponible ampliamente en la actualidad.

Por su parte, el desarrollo de la hepatitis D se puede prevenir con la vacuna disponible para la hepatitis B. 

La hepatitis C no tiene vacuna disponible, pero algunas personas pueden recuperarse por sí solas; aunque también existen casos que desarrollan una infección o diferentes complicaciones. Pese a la falta de una inoculación, la hepatitis C sí puede curarse con medicamentos antivirales, mismos que son efectivos en más del 95% de los casos, aunque para ello es necesario el acceso a diagnósticos y tratamientos, que siguen siendo limitados.

La OMS tiene por objetivo lograr la eliminación de la hepatitis para 2030 y para ello la organización a instado a sus países miembros a alcanzar objetivos específicos, los cuales son:

  • Reducir las nuevas infecciones de hepatitis B y C en un 90%
  • Disminuir las muertes relacionadas con la hepatitis por cirrosis hepática y cáncer en un 65 %
  • Asegurar que al menos el 90% de las personas con el virus de la hepatitis B y C sean diagnosticadas
  • Que al menos el 80% de los elegibles reciban el tratamiento adecuado

Para este 2022, la OMS destacó que el lema en el Día Mundial de la Hepatitis es: “Llevando la atención más cerca de ti”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.