Publicado en Destacado, NACIONAL.

Han transcurrido cuatro años desde que se desató en Nuevo Laredo, Tamaulipas, una ola de desapariciones atribuidas a elementos de la Marina.
“No pierdo la fe ni la esperanza que mi hijo va a regresar ligar va a regresar por la justicia divina, no por justicia del Gobierno”, comentó Miriam Villegas, madre de Adolfo Chigo, desaparecido.

Han transcurrido cuatro años desde que se desató en Nuevo Laredo, Tamaulipas, una ola de desapariciones atribuidas a elementos de la Marina.

Ahora y por primera vez un juez reconoce la responsabilidad de los elementos, sin embargo, no procesó al capitán acusado de participar en la desaparición de un adolescente de 14 años que sigue sin ser localizado, de los 30 marinos que fueron encarcelados, los jueces han liberado a 23.

“No pierdo la fe ni la esperanza que mi hijo va a regresar ligar va a regresar por la justicia divina, no por justicia del Gobierno”, comentó Miriam Villegas, madre de Adolfo Chigo, desaparecido.

La última vez que Miriam Villegas vio a su hijo, Adolfo Ángel Chigo Villegas, de 14 años, fue el 1 de abril de 2018 durante una convivencia familiar en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Aquella tarde el joven fue capturado por elementos de la Marina en el ejido La Unión, muy cerca de la frontera con Estados Unidos. 

“Aquí estamos ahí, pero de ahí ya él ganó a comprar las cocas para allá y luego cuando; el señor andaba, el ranchero aquí con sus borregos y caballos y todos ya fue cuando nos gritó de de que venía la la Marina pues que querían atrapar a mi hijo”, señaló Miriam Villegas, madre de Adolfo Chigo, desaparecido.

Cinco testigos relataron que los marinos se desplazaban en dos coches oficiales y una camioneta blanca, pero la Armada ha negado el uso de vehículos particulares. 

En un video obtenido por N+Focus se observa que en la base “El Laguito”, la misma desde la que partieron los marinos acusados desaparecer a Ángel, había al menos una camioneta blanca sin rótulos oficiales.

La Fiscalía General de la República tiene abiertas 34 carpetas de investigación por la desaparición de 47 personas en Nuevo Laredo entre febrero y mayo de 2018 y señala a elementos de la Marina como responsables. 

El Ministerio Público logró judicializar cuatro de estas carpetas, entre las que se encuentra la investigación sobre el paradero de Ángel. La Fiscalía señaló a un capitán identificado como César Luis ’N’ y a otro oficial. 

El juez reconoció la responsabilidad de la Marina en la desaparición, pero el capitán no fue vinculado a proceso al no acreditarse que viajara en alguno de los vehículos que detuvo al joven. El Ministerio Público acusa a los elementos de la Armada de alterar documentos oficiales para proteger a su superior.

N+Focus accedió a las palabras del juez durante la última audiencia, celebrada el 2 de junio. 

“Existe material probatorio suficiente para poder afirmar, la intervención de personal de la Secretaría de Marina, no se aportó algún dato directo que ubique al señor César Luis, durante los hechos o que el personal que intervenía lo realizaba bajo sus órdenes”. 

“Cuando uno sabe que pues que si fueron ellos y que luego un juez te dice que no, pues qué piensa uno como madre, ¿no? pues todos los marinos le están pagando algo al juez”, comentó Miriam Villegas, madre de  Adolfo Chigo, desaparecido. 

Reyna Ambros fue testigo de la desaparición de Ángel y denunció su secuestro a manos de marinos en mayo de 2018. 

“No sé por qué no lo hacen, o sea, no hacen nada para que esto avance y para que castiguen, que caiga todo el peso de la ley contra los marinos, o sea, no lo entiendo ¿por qué no lo hacen?”, indicó Reyna Patricia Ambrfos, testigo de desaparición de Adolfo.

La Secretaría de la Marina afirmó a N+Focus que han cooperado para cumplimentar las órdenes de aprehensión contra sus elementos y que respetan lo que las autoridades decidan. 

A pesar de las evidencias presentadas por Fiscalía, los jueces liberaron a 23 de los 30 marinos detenidos por este caso y frenaron la investigación contra el capitán. Las familias siguen sin saber dónde están sus desaparecidos. 

“El día que llegue que me toque la puerta, mamá ya regrese, aquí estoy, no me cansaré de esperarlo porque una madre nunca se rinde de esperar a su hijo”, señaló Miriam Villegas, madre de Adolfo Chigo, desaparecido.

 

 

 

Con información de Alberto Pradilla y Williams Castañeda.

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.