Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Enjambres fantasmales de decenas de miles de medusas a lo largo de la costa de Israel han sacado a los bañistas de las aguas del Mediterráneo y han alertado sobre los peligros del desequilibrio ecológico debido al cambio climático.

Más allá de picar a los bañistas y costarle al país unos 10 millones de dólares al año en turismo perdido, los invertebrados translúcidos también han estado obstruyendo plantas de desalinización y redes de pesca industrial a medida que aumenta su número estacional, dicen las autoridades.

«El agua se calienta cada vez más y podemos ver más y más medusas», informó Guy Lavian, un guardia marino de la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel.

«Causan daños reales aquí. Definitivamente se puede decir que el calentamiento global contribuye a estos enjambres masivos», dijo.

Las medusas, que prosperan a temperaturas altas, compiten por la comida y los hábitats con otras formas de vida marina. La sobrepesca ha ayudado a sesgar ese concurso a su favor, según la Sociedad de Ecología y Ciencias Ambientales de Israel (ISEES).

También lo hace el Canal de Suez, un canal egipcio artificial de 150 años que ha permitido que especies invasoras viajen desde el Mar Rojo hasta el Mar Mediterráneo, donde ahora hay 17 tipos de medusas, la mayoría de ellas no venenosas, dijo el ISEES.

Las fugas de fertilizantes agrícolas en alta mar también han servido como alimento para las medusas, agregó.

 

 

Fuente y foto: VOA/ doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.