Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

República Checa empezó a destruir una granja porcina construida sobre un antiguo campo de concentración nazi para gitanos

República Checa empezó a destruir una granja porcina construida sobre un antiguo campo de concentración nazi para gitanos, tras décadas de controversia.

“Hoy cerramos un capítulo vergonzoso de nuestra historia moderna”, declaró la presidenta del parlamento checo, Marketa Pekarova Adamova, durante una ceremonia en Lety.
Durante la Segunda Guerra Mundial, unos 1.300 gitanos fueron internados por los nazis en el campo de Lety, situado 80 km al sur de Praga, la capital.

Allí murieron 327 romaníes, entre ellos 241 niños menores de 14 años, y más de 500 fueron deportados al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, en el sur de Polonia, que entonces ocupaban los nazis.

En la década de 1970, Checoslovaquia, miembro del bloque comunista, construyó una granja de cerdos en el antiguo emplazamiento del campo.

Tras la caída del régimen comunista en 1989, Checoslovaquia se dividió en dos estados, República Checa y Eslovaquia.

Pero el gobierno checo tardó décadas en permitir el desmantelamiento de la granja. En 1995, su presidente, Vaclav Havel, inauguró un memorial cerca de la zona, pero las autoridades no tocaron la granja, que era propiedad de un gestor privado.

En 2018, tras comprar el lugar, el gobierno inició la construcción de un monumento al Holocausto gitano, bajo la presión de la minoría gitana y de organismos internacionales como Naciones Unidas y la Unión Europea.

A inicios del próximo año, las autoridades inaugurarán un espacio que se convertirá en el primer edificio de un memorial, cuyo coste se estima en al menos 100 millones de coronas checas (4 millones de dólares).

República Checa, miembro de la Unión Europea, tiene unos 10,5 millones de habitantes. Su comunidad gitana cuenta entre 250 mil y 300 mil personas.

Con información de AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.