Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Desde temprano, cientos de migrantes llegaron a diferentes puntos del Río Bravo en donde agentes del grupo Beta de Protección al Migrante en aerobotes vigilan continuamente y les informan de los riesgos de cruzar el río

Igual que la semana pasada, este miércoles, 20 de julio de 2022, cientos de migrantes cruzaron intempestivamente el Río Bravo de Piedras Negras, en Coahuila, a Eagle Pass, condado de Maverik en Texas.

Desde temprano, cientos de migrantes llegaron a diferentes puntos del Río Bravo en donde agentes del grupo Beta de Protección al Migrante en aerobotes vigilan continuamente y les informan de los riesgos de cruzar el río.

“Los orientamos sobre los peligros que corren, muchos de ellos llevan familia completa, niños, etcétera, se les explica los peligros que corren en el río Bravo, de ahogamiento, las grandes caminatas que van a recorrer, deshidratación con estas temperaturas, tuvimos un llamado a C4, de tres migrantes que estaban solicitando ayuda en el río Bravo, un cocodrilo los estaba rondando, era de noche, entonces salimos en bote, fuimos en su rescate, los migrantes estaban muy asustados”, indicó Héctor Godínez Guerra, coordinador Grupo Beta en Piedras Negras.

Del lado americano, en aerobotes y camionetas, soldados del ejército, agentes del CBP y Border Patrol detuvieron a los migrantes que cruzaron el río Bravo y los agruparon bajo el puente fronterizo, tratando de mitigar el calor de 49 grados centígrados.

Reportero: “¿Desde dónde vienen y hace cuanto salieron?

“De Venezuela, hace un mes, mes y medio, de Maracaibo”, respondió un migrante

Reportero: ¿Todos vienen juntos?

“La mayoría”, dijo.

¿En qué momento tomaron la decisión de salir de su país?

“En el momento en el que no pudimos con la crisis económica que se vive en Venezuela y en la crisis humanitaria”, destacó.

Reportero: ¿Cuál es el sueño americano de ustedes?

“Trabajar”, destacó un migrante.

Luego de ser registrados y separados por género, manteniendo a las familias y madres solteras con sus hijos, los migrantes son llevados en autobuses y camionetas hacías los centros de Procesamiento de Migrantes, construidos para atender solicitudes de los indocumentados.

En ambos lados de la frontera, se mantiene la vigilancia.

 

Con información de N+ Francisco Santa Anna

Rar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.