Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los que logran cruzar hacia Estados Unidos se entregan a las autoridades fronterizas para buscar asilo político.

En Coahuila, cientos de migrantes arribaron a Piedras Negras y buscan cruzar el Río Bravo para ingresar a Estados Unidos.

Varios lo han logrado, otros no han podido cruzar el rio debido a la fuerte corriente. Familias con niños en brazos se arriesgan.

Los que logran cruzar hacia Estados Unidos se entregan a las autoridades fronterizas para buscar asilo político.

Wendy es una migrante originaria de El Salvador y para llegar hasta Coahuila pagó 6 mil dólares.

Logró llegar hasta Monclova y desde ahí tuvo que caminar 240 kilómetros hasta Piedras Negras.

Cruzó el río y llegó a Eagle Pass, Texas, pero su sueño duró solo una horas. Fue detenida por la patrulla fronteriza y deportada por el puente internacional II.

“Me agarró un chispón, pues este me agarró migración, me pasó todos los datos, todo lo que le piden a uno y pues lo deportaron y ahora estoy esperando, yo pensé que México te deportaba para tu país porque ya me quiero regresar porque ando lastimada, me golpee el tobillo no puedo caminar, entonces estoy esperando”, dijo.

Ahora Wendy espera del lado mexicano, su situación es difícil, ya no tiene dinero, no puede caminar y quiere ser deportada a su país.

“Tal vez más adelante, ahorita estoy desanimada, ya estoy como, moralmente se siente, feo, entonces ya físicamente llevo dos meses y ya, y psicológicamente entonces no, tal vez más adelante, el otro año quien sabe, pero sí ya me quiero regresar, estoy esperando a ver si me agarran”, refirió.

Antes de que llegara la noche, decidió nuevamente entregarse y entonces migración la aceptó, pero sólo como un rescate por el estado físico que presentaba. 

El flujo de migrantes no se detiene en Coahuila, diariamente se ve a decenas de personas y familias caminar sobre la carretera desde Monclova, es la única opción para llegar a Piedras Negras, pues nadie los quiere llevar y tampoco pueden abordar autobuses.

“Falta demasiado, todavía falta mucho, falta muchísimo porque aquí falta un pueblo, después falta otro pueblo, para poder llegar a Piedras Negras y después de ahí buscar la manera de pasar para allá por el río porque ahorita dicen que está muy caliente y están devolviendo mucha gente”, señaló Emir.

Ya en Piedras Negras los migrantes se lanzan a todas horas al río para entregarse a la patrulla fronteriza, pensando que serán detenidos y recibirán una opción de asilo, pero esto no es así y casi todos son regresados a México.

La mayoría de migrantes que llegan diariamente a la frontera de Coahuila con Texas son de Venezuela, Nicaragua y Honduras.

 

Con información de Édgar Martínez

KAH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.