Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La refugiada sufrió una infección ocular que la ha dejado momentáneamente sin visión

Un padre británico que dejó a su pareja por una refugiada ucraniana, se vio forzado a dejar su trabajo ya que ella ha perdido la vista.

Tony Garnett, de 29 años, dijo que era “lo correcto” después de que su nueva pareja, Sofía Karkadym, de 22 años, se quedara parcialmente ciega.

La refugiada sufrió una infección ocular en Alemania de camino al Reino Unido después de huir de su hogar en la ciudad de Lviv, tras la invasión de Rusia a Ucrania.

Quedó ciega la refugiada ucraniana que huyó con padre

Tony explicó cómo la condición de Sofía, similar a una ameba, ha dañado su visión y dijo que ahora necesita seis meses para recuperarse después de la cirugía en Inglaterra.

La pareja ahora vive junta en Bradford, West Yorkshire, después de que Tony se separó de su novia Lorna, de 28 años y quien, de acuerdo con él, no le permite ver a sus hijos.

Al defender su nueva relación, Tony insistió en que Sofía “no es una rompehogares” y que ha sido acusada injustamente de romper su relación cuando se enamoraron.

El padre, dueño de su propia empresa de seguridad, recibió a Sofía en su casa, a donde llegó con estatus de refugiada. Pocos días después, Tony dejó a su pareja e hijos para irse con ella.

“La gente la pinta como una villana que vino al Reino Unido y robó a un hombre británico. Nada podría estar más lejos de la verdad. Fue una decisión mutua”, dijo a medios locales. “No fue como si nos hubiéramos conocido y decidiéramos en ese momento mudarnos. Me iba a ir de todos modos, porque estaba harto de Lorna”.

A pesar de enfrentar un torrente de insultos en línea todos los días, Tony dijo que a la nueva pareja les está yendo “maravillosamente” bien, aun cuando la operación de Sofía los ha dejado con problemas financieros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.