Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El sospechoso compró legalmente el rifle que usó contra una multitud reunida para ver el desfile en Highland Park, una lujosa comunidad de 30 mil personas a orillas del lago Michigan

El hombre que abrió fuego contra un desfile del Día de la Independencia cerca de Chicago, matando a por lo menos siete personas, había comprado legalmente dos rifles de alto poder y otras tres armas, a pesar de que las autoridades tuvieron que acudir a su residencia en dos ocasiones en 2019 por amenazas suicidas y de ataques violentos, informó el martes la policía.

Un portavoz de la Fuerza Especial contra Delitos Mayores del condado de Lake dijo en conferencia de prensa que el presunto atacante, quien fue arrestado el lunes por la noche, usó un rifle de alto poder “similar a un AR-15” para disparar más de 70 balas desde lo alto de un edificio comercial contra una multitud reunida para ver el desfile en Highland Park, una lujosa comunidad de unas 30 mil personas a orillas del lago Michigan.

La policía dijo que se solicitó su presencia en la casa del sospechoso en septiembre de 2019 después de que un familiar llamó para decir que estaba amenazando con “matar a todos” los presentes. El portavoz de la Fuerza Especial, Christopher Covelli, dijo que la policía confiscó 16 cuchillos, una daga y una espada, pero aseguró que no había indicios de que en ese momento tuviera armas de fuego.

El sospechoso compró legalmente el rifle que usó en el ataque durante el último año en Illinois, señaló Covelli. En total, la policía afirmó que adquirió cinco armas de fuego, las cuales fueron recuperadas de la residencia de su padre.

Supuesto intento suicida por parte del detenido

La policía también respondió en abril de 2019 a un supuesto intento suicida por parte del detenido, dijo Covelli.

De momento se desconoce si los contactos previos del sospechoso, Robert E. Crimo III, con la policía le habrían impedido obtener un permiso para tener armas de Illinois. La policía estatal, responsable de emitir las licencias.

Un día después del tiroteo, las autoridades reportaron la muerte de una séptima víctima. Más de 30 personas resultaron heridas durante el ataque, el cual, según Covelli, fue planeado por el sospechoso durante varias semanas.

Los investigadores que interrogaron al sospechoso y revisaron sus publicaciones en redes sociales no han determinado la razón del ataque ni encontraron ningún indicio de que estuviera motivado por odio racial, religioso o de otro tipo, agregó Covelli.

 

 

Con información de AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.