Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El forense del condado de Bexar, en Texas, informó que se trata de 40 hombres y 13 mujeres

El forense del condado de Bexar, en Texas, Estados Unidos, informó que aumentó a 53 el número de migrantes que murieron luego de ser abandonados en la caja de un tráiler en la Carretera 35, de San Antonio.

Se trata de 40 hombres y 13 mujeres.

Para el martes, 28 de junio de 2022, los forenses habían identificado de manera preliminar a 34 de las víctimas, dijo la comisionada del condado de Bexar, Rebeca Clay-Flores, representante del distrito donde quedó abandonado el camión. Faltaba confirmar esas identidades con huellas digitales u otros medios, y no había plazos para finalizar el proceso, añadió.

“Es un proceso muy tedioso, triste y difícil”, dijo la funcionaria.

Los cuerpos, descubiertos estaban abandonados en las afueras de San Antonio, en lo que se cree es el episodio de contrabando humano más mortífero que se conozca en la frontera entre México y Estados Unidos. Más de una docena de personas, entre ellas cuatro niños, fueron hospitalizadas. Arrestaron a tres personas.

A falta de información sobre las víctimas, familias desesperadas de migrantes mexicanos y centroamericanos tratan frenéticamente de obtener noticias de sus seres queridos.

El camión, registrado en Alamo, Texas, pero con placas y engomados falsos, trasportaba 67 migrantes, dijo Francisco Garduño, jefe del Instituto Nacional de Migración de México.

Detuvieron al conductor cuando trataba de hacerse pasar por un migrante, dijo Garduño. Hay otros dos mexicanos detenidos, añadió.

Se cree que 27 de los muertos son de origen mexicano, de acuerdo con los documentos que portaban, dijo el cónsul de México en San Antonio, Rubén Minutti. Varios sobrevivientes se hallaban en estado crítico debido a lesiones cerebrales y hemorragias internas, añadió.

Unas 30 personas se acercaron al consulado en busca de información.

El Ministerio del Exterior de Guatemala dijo el martes que confirmó la identidad de dos guatemaltecos en el hospital y posiblemente había tres entre los muertos.

La cancillería hondureña dijo que cuatro personas en el camión llevaban documentos del país, e intentaba confirmar sus identidades. Su portavoz Eva Ferrufino dijo que colabora con su consulado en el sur de Texas para comparar nombres y huellas digitales.

Es un proceso laborioso que contiene trampas tales como los documentos falsificados o robados.

El secretario del Exterior de México identificó a dos personas hospitalizadas en San Antonio el martes por la mañana. Pero resultó que uno de los documentos de identidad que mostró en Twitter había sido robado el año pasado en el estado sureño de Chiapas.

Haneydi Antonio Guzmán, de 23 años, estaba vivita y coleando en una aldea de montaña a 2.092 kilómetros de San Antonio, cuando empezó a recibir mensajes de familiares y amistades. No hay servicio telefónico allá, pero ella tiene acceso a internet.

Él mismo se salvó de la muerte cuando junto con amigos escaparon de una docena de ladrones en las montañas de Otay Mesa cerca de San Diego. Los malhechores –que Sánchez cree estaban confabulados con los contrabandistas que lo llevaron al otro lado de la frontera– apuntaban con fusiles al grupo de 35 migrantes y amenazaban con matarlos si no les daban 1.000 dólares cada uno.

“Para los polleros, nosotros los migrantes no somos humanos”, dijo Sánchez Carrillo. “Para ellos no somos más que mercancía.”

Con información de N+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.