Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los mayores compradores de gas ruso de Europa se apresuraban a buscar suministros de combustible alternativos e, incluso, estudiaban la posibilidad de quemar más carbón para hacer frente a la reducción de los flujos procedentes de Rusia, que amenazan con una crisis energética en el invierno.

La crisis y los elevados precios del gas se suman a las preocupaciones de las autoridades por la aceleración de la inflación y el deterioro de las perspectivas económicas.

Alemania e Italia están entre los países más dependientes del gas ruso, pero otras naciones europeas también se enfrentan a la escasez de suministro, mientras el consumo ha aumentado de forma inusual para esta época del año después de que una ola de calor impulsó el uso del aire acondicionado.

Rusia repitió que Europa solo puede culparse a sí misma de la crisis del gas, después de que Occidente impuso sanciones en respuesta a su invasión a Ucrania, una ruta de tránsito de gas hacia Europa, además de un importante exportador de trigo.

 

 

Fuenteyfoto:VOA/doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.