Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una peligrosa ola de calor azotó gran parte del medio oeste y el sur de Estados Unidos el martes, con temperaturas que alcanzaron más de 40 grados Celsius en Chicago y se combinaron con la humedad para hacer que se sintiera aún más caliente allí y en otras ciudades.

Se esperaba que más de 100 millones de personas se vieran afectadas a mediados de semana, y las autoridades advirtieron a los residentes que se mantengan hidratados, permanezcan en el interior cuando sea posible y sean conscientes de los riesgos para la salud de las altas temperaturas. Las fuertes tormentas trajeron intensas lluvias y vientos dañinos a muchas de las áreas afectadas el lunes, y más de 400.000 clientes permanecieron sin electricidad hasta el martes por la tarde.

Las advertencias de calor excesivo están vigentes para gran parte de Illinois e Indiana junto con partes de Minnesota, Iowa, Michigan y Ohio desde el martes hasta el miércoles por la noche, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Los valores del índice de calor, que tienen en cuenta la temperatura y la humedad relativa e indican qué tan caliente se siente al aire libre, se acercaron y superaron los 105 grados Fahrenheit (40 grados Celsius) en algunos lugares, incluido Chicago, dijo el servicio meteorológico.

«El pleno sol de hoy hará que se sienta aún más caliente», escribió el servicio meteorológico. «No habrá mucho alivio para aquellos sin aire acondicionado desde hoy hasta el miércoles por la noche».

Gran parte del sureste de Michigan, desde el sur de Flint hasta las fronteras estatales con Ohio e Indiana, estuvo bajo vigilancia de calor excesivo de miércoles a jueves por la mañana, ya que se pronostica que el frente cálido se moverá hacia el este.

También se emitió un aviso de calor, que se extiende desde el norte de Wisconsin hasta el Panhandle de Florida en la costa del Golfo.

 

 

Fuenteyfoto:VOA/doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.