Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Cuatro niños indígenas, de entre 2 y 5 años, se encuentran internados en el hospital San Francisco de Asís en Quibdó, Colombia, luego de ingerir un raticida que había en unas arepas que comieron.

Los hechos ocurrieron en el municipio de Lloró, Chocó, cuando una menor de edad que los cuidaba tomó el veneno, que estaba al interior de una bolsa de arroz, y pensó que era harina de trigo, la cual usó para preparar las arepas y se las dio a los niños.

Afortunadamente los menores se encuentran con vida y el pediatra de la institución resaltó que el veneno permanecerá al menos un mes en el organismo de los niños.

Por su parte, el padre de los menores mencionó que se trató de un descuido al estar en un lugar equivocado.

 

 

Fuente:Noticias Caracol /Foto:Archivo/abv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.