Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un saldo de 50 personas muertas, decenas de lesionados y un sacerdote secuestrado dejó un ataque en una iglesia durante  justo cuando se celebraba una misa matutina en Nigeria.

El hecho sucedió en la iglesia católica de San Francisco ubicada en la ciudad de Owo, al suroeste el país, en donde son poco habituales los atentados de este tipo.

Autoridades confirmaron que cinco sujetos fuertemente armados ingresaron a la parroquia, secuestraron al sacerdote y comenzaron a disparar hacia los feligreses.

Agregaron que los lesionados son atendidos en hospitales en donde los reportan graves por lo que el número de víctimas podría aumentar.

En tanto que el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, lamentó el fallecimiento de las víctimas y calificó el hecho como un asesinato odioso de fieles, advirtiendo pena eterna para los atacantes en la tierra y en el más allá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.