Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los Rays de Tampa Bay se involucraron en una polémica luego de que los jugadores se negaron a apoyar a la comunidad LGBT en el día del Orgullo.

El equipo estaba dispuesto a utilizar uniformes y gorras en apoyo, pero los peloteros fueron los que dieron paso atrás a la decisión, asegurando que sus creencias no le permite apoyar al movimiento.

«Es una decisión difícil porque no tenemos nada contra ellos (homosexuales), pero cuando tú portas esos símbolos de la Comunidad Gay se presta a que crean que tú les apoyas. Simplemente no queremos alentar las prácticas homosexuales porque nosotros creemos en nuestro salvador Jesucristo. Él nos ha impulsado a vivir una vida que nos abstiene de comportamientos de esa índole (homosexualidad), así como a nosotros como hombres heterosexuales nos lleva a  no tener relaciones fuera del matrimonio», mencionó Jason Adam en entrevista con TMZ Sports.

Se trata de los pitcher Jason Adam, Jalen Beeks, Brooks Raley, Jeffrey Springs y Ryan Thompson los que se negaron a apoyar al movimiento.

«No estamos juzgando a nadie ni minimizando a nadie, simplemente estamos siendo congruentes con nuestras creencias y con el estilo de vida que llevamos bajo nuestras creencias. Nosotros respetamos y queremos a todos, queremos que se sientan aceptados y bienvenidos», añadió el jugador.

Cabe destacar que la decisión de los peloteros causó indignación por el resto de los compañeros, pero el coach Kevin Cash negó que vaya a haber sanciones por su negativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.