Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, socieda-espectaculos.

Isabel II, 96 años y con crecientes problemas de movilidad, fue aclamada al aparecer en el balcón del Palacio de Buckingham por una inmensa multitud reunida para celebrar su Jubileo de Platino

La reina Isabel II, de 96 años y con crecientes problemas de movilidad, fue aclamada este jueves al aparecer en el balcón del Palacio de Buckingham por una inmensa multitud reunida para celebrar sus 70 años de reinado.

Vestida con abrigo y sombrero azul, la monarca se mantuvo sonriente y de pie pero apoyándose en un bastón junto a su primo el duque de Kent, coronel de la guardia escocesa, mientras 1,500 soldados desfilaban frente al palacio en el primer día de su Jubileo de Platino.

Organizado anualmente desde hace 250 años para conmemorar el cumpleaños oficial del monarca británico -pero cancelado en 2020 y 2021 debido a la pandemia- este año coincidió con el inicio de los cuatro días de festejos por las siete décadas pasadas en el trono por Isabel II, coronada con solo 25 años y ahora afectada por creciente problemas de movilidad.

“Espero que los próximos días sean una oportunidad para reflexionar sobre todo lo que se ha logrado durante los últimos setenta años, mientras miramos al futuro con confianza y entusiasmo”, afirmó la reina en un mensaje divulgado antes de unas celebraciones, que llegan tras varios escándalos en la familia real y la agravación de su estado de salud.

Cientos de miles de personas se agolparon en los alrededores del palacio, acordonados con barreras metálicas y vigilados por policías con sus característicos cascos abombados.

Las banderas británicas eran omnipresentes, ofrecidas a gritos por vendedores ambulantes o estampadas en banderines, bolsas de picnic y globos, así como en los vestidos, chaquetas y gorras que vestía la multitud, que contrastaban con los trajes de chaqué y chistera que lucían los invitados a la ceremonia oficial.

Entre los curiosos, tres amigos mexicanos, residentes en Londres desde hace año y medio, no salían de su asombro.

“A esta reina o la odian o la quieren, pero al final es un símbolo que une a la sociedad”, dijo a la AFP una de ellos, Ana Ruiz, licenciada en medicina de 27 años, considerando que será probablemente “la última gran celebración” de Isabel II.

Los 70 años de reinado de Isabel II también merecieron felicitaciones de otros lugares del mundo. Este jueves, el papa Francisco envió sus mejores deseos a la reina, deseándole a ella, a su familia y a su pueblo “unidad, prosperidad y paz”.

Hasta hace poco, Isabel II saludaba a las tropas montada a caballo.

Pero este año, dados sus crecientes problemas de movilidad, fue remplazada por su heredero, el príncipe Carlos, que a sus 73 años va poco a poco asumiendo funciones en una progresiva transición que suscita dudas, debido a su menor popularidad en un momento en que la monarquía es criticada, especialmente en las excolonias, por el pasado esclavista del imperio británico.

En la céntrica explanada de la Horse Guards Parade, cerca de Downing Street, Carlos inspeccionó las tropas en nombre de la reina, acompañado por su hijo Guillermo, de 39 años, y su hermana Ana, de 71 años. Los tres iban vestidos en uniforme de gala y los dos hombres lucían el tradicional gorro alto de pelo de oso negro de la guardia real.

Otros miembros de la familia real, incluida las esposas de Carlos y Guillermo, Camila y Catalina de 74 y 40 años respectivamente, llegaron en carruajes para presenciar el pomposo desfile, que recorrió The Mall, ante los ojos de la multitud, hasta llegar al palacio de Buckingham.

El acto terminó con unos 70 aviones de las fuerzas aéreas, incluida la patrulla acrobática Red Arrows, sobrevolando el palacio y una segunda aparición de la reina, flanqueada por los principales miembros de la familia real -incluidos los tres hijos pequeños de Guillermo y Catalina- para saludar a la multitud.

Las salvas de cañón resonarán en Londres y todo el Reino Unido en honor a la monarca que ha batido todos los récords de longevidad de un soberano británico.

Evitando polémicas y tensiones en un evento que busca mejorar la imagen de la monarquía, no aparecerá en el balcón el príncipe Andrés, de 62 años, tercer hijo de la reina alejado de la vida pública por acusaciones de agresión sexual contra una menor en Estados Unidos.

Tampoco lo harán el príncipe Enrique, de 37 años, y su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle, que viajaron a Londres para los festejos. La pareja provocó un terremoto en la monarquía cuando en 2020 decidió distanciarse e irse a vivir a California, desde donde han criticado a la familia real.

Al atardecer, más de 3,000 señales luminosas se encenderán en todo el Reino Unido, incluido el Palacio de Buckingham y el Castillo de Windsor, a 40 km de Londres, donde vive la monarca que, entre fanfarrias de trompetas, participará en la espectacular ceremonia de encendido.

Las celebraciones se prolongarán hasta el domingo con otro desfile, una misa de acción de gracias, carreras de caballos, un concierto pop y decenas de miles de pícnics y comidas al aire.

 

 

Con información de AFP/AAE

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.