Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

María Delia Ludueña confesó que mató “por celos” a su hijastra de 13 años en su casa ubicada en el norte de Buenos Aires, Argentina.

Fue la propia mujer quien llamó a la policía para reportar que la menor no respiraba y cuando las autoridades llegaron encontraron a Morena Nazareth Lavín muerta en el piso.

Junto a la mujer, el padre de la menor, Pablo Ramón Lavín dijeron a los uniformados que Morena se había suicidado luego de ingerir una gran cantidad de pastillas, pero una autopsia descartó esta versión.

El informe forense indicó que la menor tenía golpes, quemaduras, signo de desnutrición, una hemorragia externa y hasta desgarros en su zona íntima, por lo que la mujer fue citada por la Policía para declarar.

«La maté por celos», declaró la mujer ante las autoridades.

La mujer también le dijo a las autoridades que “se le fue la mano” durante la golpiza y que sus celos estaban motivados por un supuesto trato distinto de su pareja hacia la menor.

Los adultos fueron detenidos y acusados por los delitos de homicidio calificado y “abuso sexual con acceso carnal realizado por dos personas contra una menor de 18 años”.

 

Fuente:Clarín/Foto:archivo/abv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.