Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Fueron detenidos 17 empleados de un laboratorio de COVID-19 en Beijing por no analizar las muestras correctamente, por lo que la Policía los culpó de empeorar el brote que ha afectado a la capital China durante un mes.

Los reportes señalan que los trabajadores diluyeron las muestras hasta el punto de que es posible que no se puedan detectar las infecciones.

Lo anterior, llevó a que no se encontraran casos y se generara el riesgo de una mayor propagación, dijo Li Ang, funcionario de la Comisión Municipal de Salud de Beijing.

Beijing registró 29 casos nuevos el jueves y ha visto un ritmo constante de infecciones desde que el brote actual comenzó a acelerarse a fines de abril.

Los casos nuevos aumentaron este 99 el domingo, un récord para este brote, incluso cuando los funcionarios imponen una serie de restricciones.

 

Fuente:ElFinanciero/Foto:Twitter/atf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.