Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Mendoza ingresó a la universidad en 1989

Max Mendoza, el máximo líder universitario de Bolivia, y que por  33 años ha cursado distintas carreras sin graduarse en ninguna de ellas, fue detenido por las autoridades del país sudamericano, acusado de varios delitos.

Max Mendoza ingresó a la universidad en 1989, pero a pesar de cursar varias carreras, no se ha graduado. A pesar de ello fue elegido para ser el presidente de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) en 2018, que es una de las autoridades principales del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), un organismo constitucional encargado de velar por la programación, coordinación y ejecución de los planes trazados para el sistema universitario de Bolivia y que cuenta con financiamiento directo del Tesoro General de la Nación.

Como presidente de la CUB, cobró un salario de 21 mil 800 bolivianos al mes por más de 4 años (alrededor de 63 mil pesos mexicanos), aunque no cumplía con los requisitos para poder ostentar el cargo, ya que tenía que estar por lo menos graduado.

Detienen a Max Mendoza que lleva 33 años sin graduarse

De acuerdo con las autoridades, Max Mendoza sólo debió ocupar el puesto por 30 días, ya que fue nombrado secretario nacional interino del CEUB. Sin embargo, extendió sus funciones de manera irregular e incurrir en delitos para su beneficio personal.

Por ello, fue detenido el pasado 21 de mayo, en la ciudad de Cochabamba, acusado de los delitos de peculado, uso indebido de influencias, beneficios en razón del cargo, usurpación de funciones, contratos lesivos al Estado, contribuciones y ventajas ilegítimas del servidor público, así como uso indebido de bienes y servicios públicos.

Asimismo, el diputado del partido Movimiento Al Socialismo (MAS), Héctor Arce, explicó a medios locales que también lo investigarán por sospecha de trata de personas, ya que Mendoza hizo viajes al extranjero con grupos folclóricos pero que algunas personas de esas delegaciones ya no regresaron a Bolivia.

El caso de Max Mendoza salió a la luz a inicios de mayo de este año, tras la muerte de cuatro universitarias que fueron víctimas de estampida masiva de personas tras la activación de una bomba lacrimógena dentro de un coliseo de la Universidad Tomás Frías de Potosí. El hecho puso en evidencia las irregularidades dentro del CEUB y las acusaciones en contra del líder estudiantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.