Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Don Miguel López de 74 años de edad se enterró vivo para pedir ayuda ya que no tiene agua, comida y energía eléctrica.

Miguel López vive en un precario rancho insalubre construido con latas y maderas que apenas lo protegen del frío en Bogotá, Colombia

Ante esto, decidió tomar acciones al respecto para mejorar sus condiciones de vida por lo que se enterró vivo en el patio de su casa en protesta por el abandono de sus hijos.

Miguel es conocido por todos los vecinos debido a las carencias que tiene.

Mientras que sus hijos dicen no poder ayudarlo ya que tienen sus propios problemas aunado a la falta de oportunidades de empleo.

 

Fuente: ElUniversal/eap/foto: Redes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.