Publicado en Destacado, NACIONAL.

Miles de cadáveres de personas que perdieron la vida por el COVID-19 fueron embalsamados hasta en baños y cocinas de los mismos deudos, reveló Elia Ofelia Zavala Romero, presidenta de la Asociación de funerarias de San Luis Potosí, quien asegura que esta problemática ocurre en todo México.

Alertó que la preparación de los cuerpos se hizo sin protocolos ni supervisión sanitaria al denunciar que en la capital de esa entidad operan al menos 40 funerarias clandestinas tras la pandemia del COVID-19, sin cuidado de los peligrosos gases que emiten los restos, arrojando a la basura sin ningún cuidado tanto sangre como heces que son sepultados o bien vertidos al drenaje, ocasionando con ello que los mantos acuíferos sean contaminados.

Informó que por la pandemia, los embalsamamientos fueron canalizados al clandestinaje debido a la alta mortandad  y la saturación, debido a que operan con coyotes afuera de los hospitales y clínicas, en espera de cadáveres, en colusión con empleados del sector Salud.

Elia Ofelia Zavala Romero acudió ante el  Congreso del Estado para presentar una iniciativa para reformar la Ley General de Salud para regularizar las inhumaciones y cremaciones clandestinas.

Y es que alertó que los trabajadores en hospitales y clínicas tienen acceso a información sobre las personas que van muriendo y cuyos cuerpos son entregados de manera libre, sobre todo en las regiones del Altiplano y Huasteca, donde los usos y costumbres permiten que los cadáveres sean velados en las casas.

Fuente:ElHeraldodeMéxico/Twitter/doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.