Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Luego de que se anunciara que, por lo pronto, se mantendrá la medida conocida como Título 42, migrantes radicados en Estados Unidos, con familiares en la frontera Piedras Negras Eagle Pass, comenzaron a buscar los servicios de los coyotes para cruzar a sus familiares.

Se había anunciado que este lunes el gobierno de Estados Unidos suspendería el Título 42, una orden de salud pública de emergencia que permite prohibir la entrada a ese país a personas migrantes para evitar que introduzcan enfermedades. los agarran y los regresan de inmediato. Data de 1944. En 2020 Donald Trump la activó por el COVID-19, y terminaría este lunes.

El viernes, un juez federal de Louisiana ordenó mantenerla en vigor por lo pronto, decenas de migrantes continúan llegando a las zonas fronterizas, ya sea para entregarse a las autoridades migratorias de manera voluntaria, o arriesgándose a cruzar por el Río Bravo.

Sn saber nadar, los hondureños Joselín y Kevin, de 26 años, y su hija Sarahí, de 4, intentaron cruzar el Río Bravo a las 11:30 de la noche del domingo, entre un grupo de unos 140 migrantes, todos tomados de las manos. la corriente les arrancó a Sarahí. 

 “Nos soltamos porque la corriente es demasiado fuerte, a mí me arrastró primero después a mi hija, yo me iba ahogando y gritaba por mi hija”, refirió Joselín, migrante hondureña.

La pequeña sobrevivió.

“Cuando yo me estaba ahogando con mi papá, mi papá no sabía nadar ni mi mamá, y cuando yo vi una mochila, un hombre me ayudó. La policía llegó a investigar el río. Escuchaba que muchas mujeres y muchos hombres gritaban por sus hijos”, señaló Sarahí, 4 años, hija de migrantes hondureños.

Luego de que se anunciara que, por lo pronto, se mantendrá la medida conocida como Título 42, migrantes radicados en Estados Unidos, con familiares en la frontera Piedras Negras Eagle Pass, comenzaron a buscar los servicios de los coyotes para cruzar a sus familiares.

En Ciudad Juárez, los albergues reportan ocupación máxima.

“Porque están llegando a la ciudad personas con necesidad y estamos viendo que los albergues de alguna forma no este va a ser suficiente, porque ahorita los albergues ya se encuentran casi todos en su capacidad que cada uno tiene”, insistió Juan Fierro, director de Albergue Cristiano en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Otros migrantes dicen que van a esperar.

“Yo no me cruzo, porque si me cruzo, de todas maneras, del otro lado me van a regresar, mejor hay que esperar que va a hacer Dios con nosotros”, dijo otro migrante

Con información de Francisco Santa Anna y Francisco Javier Carmona

KAH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.