Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los expertos aseguran que el pug no puede ser considerado “como un perro típico desde una perspectiva de salud”

Un estudio realizado por The Royal Veterinary College advierte que los pugs enfrentan graves riesgos para la salud y concluyó que la raza canina “ya no puede ser considerada como un perro típico desde una perspectiva de salud”. Aseguran que “es cruel”, tener uno.

El equipo analizó los registros de 16 mil 218 pugs y 889 mil 326 perros de otras razas, tomados de la base de datos VetCompass. El estudio encontró que los pugs tenían un mayor riesgo de padecer 23 trastornos, incluyendo 54 veces más probabilidades de tener el síndrome de obstrucción de las vías respiratorias braquicefálicas, 51 veces más probabilidades de tener fosas nasales estrechas, 11 veces más probabilidades de tener infecciones en los pliegues de la piel.

Además, el 17.4 por ciento de los pug son obesos, en comparación con solo el 6.9 por ciento de los otros perros.

“Este estudio demuestra claramente cómo son las características extremas que muchos dueños encuentran tan atractivas, como las caras aplastadas, los ojos grandes y las colas rizadas, las que comprometen seriamente la salud y el bienestar de los pug y, a menudo, resultan en una vida de sufrimiento”, dijo Justine Shotton, presidente de la Asociación Veterinaria Británica.

El estudio se produce poco después de que los investigadores revelaran que los pugs se encuentran entre las razas de perros con la esperanza de vida más corta.

Los veterinarios del Royal Veterinary College evaluaron a 30 mil 563 perros de 18 razas para ver cómo varía la esperanza de vida entre los perros.

Sus resultados revelan que, si bien la esperanza de vida promedio de los perros en el Reino Unido es de 11.2 años, esto varía enormemente entre razas.

La esperanza de vida de los Bulldogs franceses es de 4.5 años, seguidos por los Bulldogs ingleses con una esperanza de 7.4 años, la de los los Pugs es de 7.7 años y la de los Bulldogs americanos es de 7.8 años.

 

Por eso, se dice que “es cruel” comprar un pug, a pesar de ser una raza de perro que se ha vuelto muy popular en Inglaterra durante los últimos 20 años. El estudio cita el aumento del registro anual de pugs de 2116 en 2005 a más de 6000 en 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.