Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Aunque en muchos países ricos se ha vacunado a más del 70% de la población, los países más pobres han inmunizado a menos del 16% de sus habitantes

Un grupo de expertos convocado por la OMS afirmó que puede ser beneficioso aplicar una segunda dosis de refuerzo de la vacuna contra COVID-19 a las personas más vulnerables ante la constante propagación mundial de ómicron y sus subvariantes.

En un comunicado, la agencia de salud de las Naciones Unidas dijo que había “un creciente conjunto de pruebas sobre la utilidad de una dosis de refuerzo adicional” para grupos que incluyen a los trabajadores de la salud, las personas mayores de 60 años y las personas con sistemas inmunológicos débiles.

Tras evaluar los escasos datos de siete estudios sobre las segundas dosis de refuerzo de las vacunas de ARN mensajero, la OMS señaló que no había suficiente información que demostrara su eficacia en personas jóvenes y sanas.

 

“En las personas con mayor riesgo de padecer una enfermedad grave o de morir… podría estar justificado el beneficio adicional de una dosis de refuerzo de la vacuna de ARNm”, dijo la OMS, y reconoció que podría haber problemas logísticos o de otro tipo para ofrecer una segunda dosis de refuerzo a las personas en algunos países

Aunque en muchos países ricos se ha vacunado a más del 70% de la población, los países más pobres han inmunizado a menos del 16% de sus habitantes.

El año pasado, la OMS criticó en repetidas ocasiones a los países ricos por ofrecer dosis de refuerzo y pidió una suspensión de la práctica, diciendo que los refuerzos eran innecesarios para las personas sanas.

La agencia revirtió su consejo a finales del año pasado en medio de la propagación de la variante ómicron, la cual es altamente infecciosa, después de que docenas de países comenzaran a ofrecer dosis de refuerzo.

Algunos expertos en salud han advertido que los países que se lanzan a realizar campañas de refuerzo adicionales podrían agotar el suministro mundial de vacunas COVID-19 antes de que las personas más vulnerables de los países en desarrollo reciban una sola dosis.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recomendó en marzo que los estadounidenses mayores de 50 años fueran elegibles para una segunda dosis de refuerzo contra el COVID-19, mientras que la Agencia Europea de Medicamentos sólo ha autorizado una segunda dosis de refuerzo para los mayores de 80 años.

En medio de la continua propagación de ómicron y sus subvariantes, la OMS y otras entidades continúan exhortando a acelerar las campañas de vacunación.

“Lo que estamos viendo es que las personas vacunadas tienen un riesgo mucho menor de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad y de morir”, dijo la directora de la OMS para la lucha contra el COVID, Maria van Kerkhove, y alertó contra la falsa percepción de que el ómicron es leve. “Tenemos soluciones para esto porque tenemos vacunas”, dijo.

Con información de AP

LSH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.