Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

En la última entrega de la saga encontraremos muchos animales nuevos, entre ellos, dos especies de dromeosáuridos llaman la atención.

Universal Pictures sigue disparando nuestras ansias con un segundo trailer de Jurassic world dominion, donde nos siguen mostrando el enorme potencial que se esconde tras la última entrega de esta saga que arrancó en cines hace 29 años con Jurassic park.

El circo de pulgas que fue el sueño de John Hammond ha terminado por demostrar que las personas nunca tuvieron el control, como la Dra. Ellie Sattler ya advertía al magnate capitalista interpretado por Sir Richard Attenborough.

En el trailer de esta nueva entrega, el Dr. Malcolm nos advierte de que el poder de la genética se ha desatado. Algo que podemos asumir como cierto, a la luz del hecho de que vamos a encontrar animales que nunca antes habíamos visto.

TherizinosaurusGiganotosaurus o un enorme Quetzalocatlus anidando sobre el One World Trade Center de Nueva York son ejemplos perfectos. No estaban en la lista original de InGen, ni en la lista de animales rescatados durante los acontecimientos de Jurassic world: fallen kingdomSon criaturas completamente nuevas, y tendremos que esperar al 9 de junio para conocer realmente su origen.

De entre todos ellos, dos nuevos dinosaurios, sin duda, llamarán la atención de los espectadores. Y es que a Blue y a su inesperado cachorro se han unido dos nuevas especies de ‘raptores’. Este grupo de terópodos con forma de ave aterradora —como ya indicaba el Dr. Alan Grant en la primera película de la saga— presentan una garra característica en forma de hoz en el segundo dedo de las patas traseras, y en ciencia se conocen como dromeosáuridos.

Una de las escenas del tráiler nos muestra a un puñado de personas armadas que son rodeadas por cuatro ‘raptores’ que acaban de salir de sus respectivas jaulas. Nos recuerdan a los velocirraptores clásicos de Parque Jurásico, pero tienen ciertos rasgos distintos. La cabeza es más robusta, y el cuello y el hocico más cortos. Su tamaño es similar al de Blue y sus congéneres. Podríamos pensar que, dado su tamaño, estamos ante alguno de los grandes dromeosáuridos de finales del cretácico, como UtahraptorAchillobator Dakotaraptor. Pero no, se trata de otra exageración de tamaño cinematográfica, como la que encontramos en Velociraptor, y que, dentro del canon, explica perfectamente el Dr. Henry Wu en Jurassic world: muchos de los animales tenían un aspecto muy distinto, pero los creadores del parque no querían realismo, querían más dientes.

Atrociraptor marshalli es un dinosaurio de hace unos 70 millones de años, que vivió en lo que hoy es Alberta, Canadá, y del que tenemos muy pocos restos, aunque suficientes como para conocer ciertas cosas sobre ellos. Por ejemplo, sabemos que en realidad tenía un tamaño mucho más pequeño que lo que muestran en el tráiler; su longitud no era superior a dos metros. Como el resto de dromeosáuridos, estaba completamente emplumado —este detalle tampoco se ve en las imágenes de Universal—, y la postura correcta de sus patas delanteras es palma contra palma, no hacia el suelo como la posición de las manos de un pianista. De nuevo, licencias cinematográficas.

Pyroraptor, el ladrón del fuego

El segundo ‘raptor’ que aparece en los trailers es más espectacular. Aunque ocupa menos tiempo en pantalla, llama mucho más la atención por estar completamente emplumado. De nuevo nos encontramos con un animal de gran tamaño, que nos invita a pensar en esos grandes raptores, sin embargo, en realidad era una especie aún más pequeña que Velociraptor.

Pyroraptor olympius era un dromeosáurido cercanamente emparentado con Microraptor, de extremidades largas y ágiles y, como todos los miembros de la familia, completamente emplumado. Exhibía una larga garra en el segundo dedo de las patas traseras, que podía llegar a medir casi 7 centímetros. Su longitud total rondaba 1,6 metros. Vivió hace entre 69 y 75 millones de años, en lo que hoy es el sur de Francia. Su nombre significa literalmente “ladrón del fuego del Olimpo”, porque fue descubierto después de un incendio forestal en la zona del monte Olympe, cerca de Marsella.

Aunque en la película continúan tomándose licencias cinematográficas —como el tamaño descomunal, o su gran capacidad de natación, que desconocemos—, en esta ocasión han optado por un plumaje completo y bastante fiel a la realidad: unas alas con plumas rémiges que cubren hasta el segundo dedo, y un abanico de plumas réctrices en la cola. Incluso le han colocado un curioso penacho de plumas en la parte posterior de la cabeza, similares a las que encontramos en el cardenal. Pero si algo nos demuestran estas imágenes es que, a pesar de lo que muchas críticas afirmaban, con la tecnología actual las plumas funcionan perfectamente en los dinosaurios del cine y, ni los hace parecer artificiales, ni dejan de ser aterradores.

REFERENCIAS:

Allain, R. et al. 2000. A new genus of Dromaeosauridae (Dinosauria, Theropoda) from the Upper Cretaceous of France. Journal of Vertebrate Paleontology, 20(2), 404-407. DOI: 10.1671/0272-4634(2000)020[0404:ANGODD]2.0.CO;2

Currie, P. J. et al. 2004. A new Dromaeosaurid from the Horseshoe Canyon Formation (Upper Cretaceous) of Alberta, Canada. En P. J. Currie et al. (Eds.), Feathered Dragons (pp. 112-132). Indiana University Press.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.