Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una mujer, quien había abortado hace unos meses pero nunca le contó a su pareja ni a su familia, se hizo amiga de una indigente embarazada, para robarle a su hijo y llegar a su casa con el bebé sin que nadie sospechara de ella.

La mujer, identificada como Yadira Alexandra Yepes, ayudó a Sandra Álvarez, quien se encontraba en situación de calle y era adicta, a estar libre de drogas durante su embarazo.

La indigente de verdad pensó que se trataba de un acto de caridad, sin embargo, los actos de su «amiga» tenían una macabra intención: robarle al bebé y hacerlo pasar por suyo.

Los hechos ocurrieron Soacha, Colombia, donde medios locales difundieron un video el que se aprecia a la mujer caminando junto a un hombre a bordo de una motocicleta, ella llevaba en sus brazos al bebé de Sandra.

Unos días después, policías encontraron en una zona rural a una mujer muerta, su cuerpo presentaba una gran herida que parecía una cesárea y tenía los intestinos de fuera, por lo que las autoridades comenzaron a atar cabos.

Fue así que descubrieron la identidad de la víctima y comenzaron a buscar a Yadira tras varios interrogatorios y revisión de videos.

La policía dio con la victimaria debido a que recibieron una llamada del Hospital de Yanguas, en la cual alertaban de una mujer que había llegado con un bebé en brazos, diciendo que había nacido de repente, pero ésta lucía sospechosa y muy nerviosa. Incluso, los médicos le hicieron estudios  y determinaron que su carga hormonal no correspondía a la de una mujer lactante, por lo que dieron aviso a las autoridades.

Los policías se presentaron en el hospital y hablaron con Yadira, a quien no le quedó más que confesar que había mandado a matar a Sandra para quedarse con el bebé, pues había abortado hacía más de medio año y no se lo había notificado a sus seres queridos.

Yadira le pagó a un hombre 15 millones de pesos colombianos (poco más de 80 mil pesos mexicanos, por ayudarla a obtener al bebé; hasta el momento se desconoce la identidad del cómplice y la policía sigue buscándolo.

 

 

 

Fuente: ElHeraldo/Foto:Ilustrativa/atf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.