Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

¿Qué efectos entrañan estas manchas solares? ¿Qué le pasa al Sol? ¿Hay motivos para preocuparse?

Recientemente, los científicos que pronostican el clima espacial han detectado dos «regiones activas» conocidas como AR2993 y AR2994, dos enjambres masivos formados por varias manchas solares de tamaño gigantesco. Las manchas solares son regiones oscuras del Sol donde la temperatura es más fría que otras partes de la superficie, pero es el lugar cercano desde donde parten o surgen las peligrosas llamaradas solares.

Aumentan las probabilidades de una tormenta solar intensa

Estas colosales manchas solares, tan grandes como para devorar nuestro planeta al completo, han aparecido en la superficie de nuestra estrella, lo que aumenta la posibilidad de una tormenta solar intensa.

Según el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA (SDO), las eyecciones de masa coronal del Sol se dividen en cinco categorías, cada una de ellas diez veces más poderosa que la anterior: A, B, C, M y X. También se les da un tamaño: los números pequeños representan las erupciones más pequeñas dentro de la clase. Así, una llamarada X1 será diez veces menos poderosa que una X28.

Regiones activas

Estas regiones activas recién detectadas parecen venir seguidas por un tercer grupo de manchas solares, aún oculto detrás del borde nororiental del sol (o borde aparente), que parece haber causado una poderosa llamarada solar que no llegó a tocar la Tierra.

Cada uno de los dos enjambres, AR2993 y AR2994, consta de varias manchas solares y cubre un área de cientos de millones de kilómetros cuadrados, mucho más grande que el diámetro de la Tierra.

¿Qué provoca estas manchas solares?

Las manchas solares son provocadas por interrupciones magnéticas de la fotosfera visible del Sol, que expone las capas relativamente más frías debajo, de ahí su color oscuro en las imágenes.

Las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal provienen de estas regiones, y cuando explotan en dirección a la Tierra (envían plasma y partículas cargadas al espacio), pueden generar tormentas geomagnéticas que, aunque por un lado producen hermosas auroras, también representan un peligro para las redes eléctricas y los satélites; pueden provocar cortes de energía y caídas en la red de Internet.

¿Se avecina una tormenta solar?

Los científicos aún no tienen claro si estos nuevos enjambres de manchas oscuras darán lugar a erupciones solares que golpearán la Tierra, pero es una posibilidad dentro de las próximas semanas.

¿Qué le pasa al Sol?

El reciente aumento en la actividad del Sol es el resultado de que se acerca a la fase más activa de su ciclo solar de 11 años, que alcanzará el pico de actividad en 2024. Por tanto, a medida que el ciclo solar se encamine hacia su máximo, se harán visibles zonas de manchas solares cada vez más complejas.

Los registros apuntan a que el nivel de actividad solar actual se corresponde con el mismo que tuvo lugar hace 11 años, durante el mismo punto del último ciclo solar.

Respecto a la posibilidad de una eyección de masa coronal extrema, es un fenómeno que no tiene lugar en nuestro planeta desde 1859, cuando se produjo el denominado “evento Carrington”, que creó una tormenta geomagnética con auroras que surgieron por todo el globo, así como incendios en las estaciones de telégrafo de la época. Esta tormenta solar extrema tuvo lugar el 1 de septiembre de ese año y fue registrada inicialmente por el astrónomo inglés Richard Carrington. Se considera la tormenta solar más poderosa jamás registrada en nuestra historia cercana pero ha habido otras en el pasado, como la que tuvo lugar hace 9 200 años.

 

 

Referencia: NASA Solar Dynamics Observatory / NASA – Solar Storm and Space Weather 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.