Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, socieda-espectaculos.

De las múltiples cosas que se mueven rápido en el thriller de acción retro de Michael Bay “Ambulance” (“Ambulancia”) — la ambulancia a toda velocidad, una fila de patrullas policiales atrás, la cámara inquieta de Bay — nada pasa a más velocidad que la exposición de personajes.

En las sirenas de “Ambulance” probablemente puedas escuchar ecos de otras películas. “Speed” (“Máxima velocidad”) y “Die Hard” (“Duro de matar”) y también algunas películas previas del director. “Bad Boys” y “The Rock” tienen referencias al comienzo. Es un poco como la resurrección del espíritu de una película de los 90.

¿Hace eso que “Ambulance” sea un refrito de un cine familiar, cada vez más obsoleto e hipermasculino? ¿O hemos llegado al punto, en medio de estrenos que manejaron la propiedad intelectual con más cuidado, en el que la nostalgia se ha apropiado de extravagancias con guiones poco creíbles alimentados por testosterona y el sonido a todo lo que da?

Ambas cosas son un poco ciertas. “Ambulance” se inclina hacia un estilo de cine visceral y ligeramente violento que no se detiene a responder muchas preguntas. Y aunque la película de Bay no resistiría muchos cuestionamientos — esta es una película donde un bazo roto es tratado con un pasador de cabello — es difícil negar su encanto escapista.

Bay sabe lo sobrepasado que debe ser este tipo de película, y marca el ritmo con un cariño perdurable (y muchas tomas de dron) por Los Ángeles. Enmarcado por las autopistas de la ciudad y su arquitectura Art Deco, este es el “La La Land” de Bay, sólo que con explosiones en lugar de canto y baile.

Para Bay, y quizás sólo para Bay, “Ambulance” es una película relativamente pequeña y limitada. Junto a filmes como “Armageddon” y las cintas de “Transformers”, “Ambulance” se hizo con el sorprendentemente modesto presupuesto de 40 millones de dólares. La desventaja de esto es que el director, como si estuviera nervioso porque la película carece de escala, no puede dejar de mover su cámara en todo momento.

Todo este aumento presumido y agresivo del drama tiene el efecto inverso de nunca permitir que la tensión se apodere de todo. Otro cineasta quizás pudo haber hecho una versión más limpia y menos hiperactiva de “Ambulance”. El filme, cuyo guion corrió un cargo de Chris Fedak, es una adaptación de otra película acelerada de 2005 del mismo título, del cineasta danés Laurits Munch-Petersen.

Bay, quien se moría de ganas de filmar durante la pandemia, hizo “Ambulance” a comienzos del año pasado. Quizá el aspecto menos creíble de la película es lo vacío que se ven las calles de Los Ángeles. Para una cinta con tantas acrobacias, se siente como algo que no fue planeado, para bien y para mal.

El personaje de Abdul-Mateen se muestra difícil de comprender. Lo que debemos sentir sobre los hermanos como antihéroes es algo confuso también ante el número de personas que su huida parece matar o lisiar. A pesar de esto, se juega inteligentemente con la moral.

La naturaleza libre de la película también le da a los actores espacio para jugar. Y muchos de los actores de reparto son bastante buenos, especialmente Garret Dillahunt como el capitán de policía que encabeza la persecución mientras no pierde de vista a su perro, Nitro.

González, quien está creando rápidamente toda una filmografía automotriz con “Baby Driver” (“Baby: el aprendiz del crimen”) y la película derivada de “Fast and Furious” (“Rapido y furioso”) “Hobbs and Shaw” (“Rápidos y furiosos: Hobbs & Shaw”), hace que las excentricidades de “Ambulance” mantengan los pies en la tierra. Pero sobre todo Gyllenhaal, como el alegre e inestable ladrón con un suéter de cuello de tortuga, se la está pasando a lo grande. Él es el motor maniático que impulsa “Ambulance”.

“Ambulance”, un estreno de Universal Pictures, tiene una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años la vean acompañados de un padre o tutor) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por violencia Intensa, imágenes sangrientas y diálogos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.