Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Diego Garijo, es un peleador mexicano que une dos mundos que parecen opuestos, pues de día es luchador de Artes Marciales Mixtas (AMM) y de noche se transforma en drag queen.

Diego, de 42 años de edad, es originario del estado de Guanajuato, pero cuando aún era muy pequeño su madre se lo llevó con ella a “vivir el sueño americano” y radica en San Diego, California.

Fue en 2006 que debutó en las MMA, donde se dio a conocer con el nombre de Dos Pistolas (Two Guns), pero solo pudo conseguir siete victorias, pues en 2012 sufrió un desprendimiento de retina que lo obligó a dejar la disciplina. Sin embargo, este accidente no lo alejó de los deportes de contacto, pues en 2018 decidió practicar el boxeo a puño limpio.

Aunque podría parecer que los deportes de contacto y el mundo drag son polos opuestos, ‘Lola Pistola’, como es conocido en su otra profesión, Diego comenzó a sentir atracción por el drag, luego de tomar un curso de inteligencia emocional, en el que le pidieron salir de su zona de confort.

“Me gusta hablar en frente de mucha gente y ser el centro de atención, pero cuando la palabra drag me cruzó la mente, dije: ‘¡Es eso!’. Me metí de lleno. Tuve clases de baile, me agujereé las orejas y me depilé con cera. Aprendí a caminar con tacones y alguien me ayudó con los vestidos”, contó el mexicano.

Al mencionar que a veces las personas se preguntan si es gay por vestirse como drag queen, Garijo señala que aún hay gente que “no entiende que la feminidad y la sexualidad son cosas completamente diferentes”.

“Las artes marciales nos muestran la belleza de los humanos que superan una gran resistencia. El drag consiste en superar la masculinidad tóxica. La gente trans de color en particular está entre las personas más oprimidas y tienen tasas de suicidio muy altas. Deberían ser apoyadas en vez de marginalizadas”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.