Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una periodista y un empleado de una constructora china enviaron los primeros testimonios de la erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’Apai.

Comenzaron a llegar las primeras imágenes de lo ocurrido a ras de tierra en Tonga, este país constituido por 170 islas en el Pacífico Sur, donde el sábado hizo explosión un volcán.

“Cuando ocurrió la primera explosión fue estruendosa; nos zumbaron los oídos y ni siquiera podíamos escucharnos, así que todo lo que hicimos fue señalar a nuestras familias que se levantasen, se preparasen para correr”, recordó Marian Kupu, periodista Nuku’alofa

“El cielo se oscureció de repente, aunque no debería estar oscuro a esta hora. Está tronando afuera ahora con la onda expansiva, mis tímpanos están zumbando”, dijo Zhao Yongming, empleado de constructora china.

Una periodista y un empleado de una constructora china enviaron los primeros testimonios de la erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’Apai, ocurrida el sábado pasado alrededor de las 5:30 de la tarde hora local. Estaban en Nuku’alofa, a solo 65 kilómetros de la erupción. Es la misma distancia entre el volcán Popocatépetl y la ciudad de Puebla, o Ixtapaluca, en las puertas del Valle de México.

Un testigo logró enviar fotografías de la zona costera, captadas el lunes pasado, pero enviadas este miércoles por correo electrónico telefónico; el internet se restablecerá totalmente dentro de un mes.

También por correo electrónico, los biólogos mexicanos Elisa Nava y David Santillán, lograron comunicarse con la embajada mexicana en Nueva Zelanda.

“Nos dijeron que estaban bien; con una situación apremiante, piden el apoyo para que en las primeras oportunidades puedan ellos salir de la isla, y eso es lo que estamos tratando de hacer pero las condiciones son muy complicadas. Hay todo un operativo y una network, una red que hemos hecho”, dijo Alfredo Pérez-Bravo, embajador de México ante Nueva Zelanda.

Naciones Unidas reportó que 84 mil de los 105 mil habitantes del archipiélago fueron gravemente afectados; sobre todo en las islas donde las olas alcanzaron hasta los 15 metros. Lo que urge ahora es limpiar los depósitos de agua contaminados con ceniza.

“Hasta ahora los alimentos están bien. El agua potable es nuestra mayor preocupación en este momento”, dijo Marian Kupu, periodista en Nuku’Alofa.

Satélites chinos están documentando la destrucción para orientar a los barcos enviados a la zona por Nueva Zelanda para priorizar la ayuda humanitaria. Se teme que cientos de viviendas estén destruidas.

 

 

Con información de Sarahí Méndez.

LLH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.