Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió que es el séptimo año consecutivo que la temperatura global subió sobre 1ºC.

El 2021 fue uno de los siete años más calientes del planeta desde que se tiene registró, declaró la Organización Meteorológica Mundial (OMM) el pasado miércoles.

La temperatura estuvo a 1.11ºC sobre los niveles preindustriales. Además, es el séptimo año consecutivo que la temperatura global subió sobre 1ºC.

En contraste, el 2021 también podría ser el año más frío que jamás vuelva a experimentarse.

En algunas zonas del planeta, el año se pudo haber sentido más frío y lluvioso, debido al efecto de los eventos provocados por el fenómeno natural La Niña. Durante ellos, la temperatura desciende a 0.1 – 0.2 ºC. Esto se debe a que agua fría del Océano Pacífico sube a la superficie, a causa del aumento en la fuerza del viento en el ecuador que empuja el agua más caliente al oeste y permite que el agua fría suba a las costas de Sudamérica.

Esta transferencia de energía de la superficie al fondo del océano provoca que la temperatura global baje. El 2021 empezó y terminó con eventos de La Niña. Aunque no es usual que este fenómeno se repita dos veces en un año, sí tiene precedentes.

Debido a ello, partes de Australia, el sur de África y el norte de Norte América experimentaron temperaturas más bajas en comparación con años recientes. Sin embargo, a menos de que ocurra otro fenómeno de La Niña igual de fuerte, los siguientes años serán aún más calientes si no se disminuyen las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Los episodios de La Niña ocurridos entre 2020 y 2022 supusieron una reducción transitoria de las temperaturas medias mundiales, pero a pesar de ello, 2021 se convirtió en uno de los siete años más cálidos de los que se tiene constancia”, advierte el reporte de la OMM.

Además, recalca que las tendencias apuntan a que el calentamiento global y el cambio climático a largo plazo se mantendrán debido a los “niveles sin precedentes de gases de efecto invernadero”.

La organización de la ONU aclara que estas cifras deben interpretarse a largo plazo porque las diferencias entre años específicos a veces son mínimas. Sin embargo, desde los años 80, cada nuevo decenio ha sido más cálido que el anterior, y se prevé que esa tendencia continúe.

La OMM registró todos los siete años más cálidos a partir de 2015, siendo los tres primeros lugares el 2016, 2019 y 2020. Asimismo, reporta que el episodio de El Niño del 2016, “excepcionalmente intenso”, contribuyó a un calentamiento medio mundial sin precedentes.

“Los episodios de La Niña acaecidos de forma consecutiva hicieron que, en comparación con los últimos años, el calentamiento experimentado en 2021 fuera relativamente menos pronunciado. Aun así, 2021 fue más cálido que años anteriores en los que los efectos de La Niña se dejaron sentir. El calentamiento global a largo plazo fruto del incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero es ahora mucho mayor que la variabilidad interanual de las temperaturas medias mundiales causada por los condicionantes climáticos de origen natural”, dijo el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

Igualmente, explicó que a temperatura es solo uno de los indicadores del cambio climático. También se debe considerarlas concentraciones de gases de efecto invernadero, el contenido calorífico de los océanos, el pH oceánico, el nivel medio del mar a escala mundial, la masa de los glaciares y la extensión del hielo marino.

Frente a estos datos, la ONU afirmó que todo apunta a que el calentamiento global se está acercando al límite inferior del incremento de la temperatura prevista en el Acuerdo de París, que es el de intentar limitar ese aumento a 1.5 °C con respecto a los niveles preindustriales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.