Publicado en Destacado, NACIONAL, REGIÓN SUR.

Por Rosa Santana

Domingo, 16 de enero de 2022.- CIUDAD DEL CARMEN, Cam. (proceso.com.mx).–Por un supuesto reporte de robo, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado detuvieron a medianoche un autobús del ayuntamiento de Acayucan, Veracruz, y abandonaron en un parque, bajo la lluvia, a los 46 atletas menores de edad que viajaban en la unidad.

La alcaldesa de Acayucan, Rosalba Rodríguez, quien tuvo que trasladarse a Ciudad de Carmen para solucionar el problema, denunció que en este caso la policía vulneró todas las leyes y tratados internacionales que tienen que ver con el interés superior del menor, pues en lugar de llamar al DIF para que los resguardaran, los dejó abandonados.

Gobierno de Campeche ofrece disculpa pública al articulista Miguel Villarino Arnábar

Mientras esperaba a las puertas de la vicefiscalía General del Estado, con sede en esta ínsula, la munícipe jarocha explicó que los chicos viajaron a a la capital campechana para participar en una competencia, pero cuando regresaban a Veracruz fueron detenidos por policías, cuyos uniformes decían “estatal”.

Detalló que como a las 23:45 horas del sábado el padre de una atleta le envió a ella vía whatsapp un mensaje informándole con preocupación que algo estaba ocurriendo a los chicos, pues su hija le envió una fotografía donde se veía a una persona con uniforme de policía dentro del autobús.

«Ya uno no sabe si son realmente policías o no, pero se veía una persona con uniforme de policía; estaban siendo trasladados…”, comentó.

Más tarde, la única madre que viajaba con el equipo le notificó a la alcaldesa que la policía se llevó retenidos al chofer y al entrenador del equipo, y a los chicos y a la señora los bajaron en el parque de La Puntilla, donde los dejaron abandonados, en la madrugada y a la intemperie.
Rodríguez comentó que las edades de los atletas oscilan entre los 10 y 16 años, que el chofer es trabajador sindicalizado del ayuntamiento de Acayucan y que el entrenador, Bartolo Garrido, es un profesor de educación física muy reconocido en esa localidad veracruzana.
Añadió que el autobús en cuestión es patrimonio del ayuntamiento de Acayucan, que fue lo adquirió en 2019 nuevo y directamente con la agencia, por lo que aseguró que todos sus documentos están en regla, e incluso su seguro está al día.

De hecho, demostró en su celular la verificación de que que el vehículo no tenía ningún reporte de robo.

“Ya acreditamos la propiedad y tenemos los papeles en regla. Ya acredité mi personalidad hasta con mi constancia de mayoría, como me lo pidieron, pero ese no es el problema, el problema son los niños”, lamentó.

Y pidió el apoyo de la gobernadora Layda Sansores, “que a lo mejor ni está enterada” para que se regrese el autobús al patrimonio del ayuntamiento de Acayucan y dé un trato digno a los menores afectados.
“Cuando los bajaron en el parque de la Puntilla, me mandaron su ubicación”, dijo, y añadió que de ahí se movieron por su cuenta hasta la terminal de autobuses.

“Hacía mucho frío. Llegué a las 6 de la mañana y me encuentro una situación que no le deseo a ninguna madre de familia, hacía mucho frio, y estaban todos a la intemperie…”, añadió.

Señaló que lo dijeron los menores que más miedo les dio fue que los policías subieron armados a su autobús.

“Dicen los jóvenes que son deportista de alto rendimiento, no delincuentes. Eso me apena. A ese niño de 10 años seguramente ya le cortaron las alas, ya no querrá su papa que compita, y es bueno, lleva dos medallas”, insistió.

El equipo, que obtuvo en esta competencia 40 medallas, se las ofreció a la alcaldesa para empeñarlas y poder recuperar el autobús y liberar a su entrenador y al chofer.

Los chicos regresaron a Veracruz en autobús de línea comercial, pero la munícipe tuvo que esperar más horas a que la FGE terminara sus peritajes para liberar al chofer, al entrenador y el autobús que nunca tuvo reporte de robo.

“Apelo al buen nombre de la señora gobernadora que nos ayude para que nuestros chicos puedan ser tratados dignamente y puedan regresar y conocer Campeche porque es un estado maravilloso”, dijo la alcaldesa en tono conciliador.

Tras el escándalo que se armó, la policía municipal, que encabeza Samantha Bravo Muñoz, hija de la titular de la SSP estatal, Marcela Muñoz Martínez, emitió un comunicado para deslindarse de lo ocurrido con los menores.

“Respecto a la detención de un camión suscitada durante la madrugada, se informa que la Policía Municipal no tuvo intervención alguna. Por lo que lamentamos la desinformación en que incurren algunos medios y personas mal intencionadas”, difundió a través de sus redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.