Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

Científicos de la Universidad de Harvard analizaron muestras de sangre de 10 millones de militares de EU, cada dos años durante 20 años. Con ello, determinaron que el virus de la mononucleosis infecciosa puede es el causante de la enfermedad neurodegenerativa.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard encontró evidencia sustancial que muestra que la esclerosis múltiple está probablemente causada por la infección de Epstein-Barr, un virus herpes que puede causar mononucleosis infecciosa.

Para detectar la conexión entre ambas, los científicos analizaron muestras de sangre de 10 millones de militares de EU, cada dos años durante 20 años. Con ello identificarona 955 que fueron diagnosticados con esclerosis múltiple durante su periodo de servicio.

Asimismo, compararon las muestras de 801 reclutas con las de mil 566 militares que nunca desarrollaron la enfermedad.

Gracias a que analizaron la sangre de los pacientes antes de que fueran diagnosticados con ella, los científicos pudieron determinar que el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple es 32 veces mayor después de una infección de Epstein-Barr. Esta probabilidad no se repite con otros virus.

Además, encontraron que los niveles séricos de la cadena ligera de neurofilamentos, un biomarcador de la degeneración nerviosa típica de la esclerosis múltiple, solo aumentaron tras la infección por el virus.

Estos resultados no pueden explicarse por ningún factor de riesgo conocido de la esclerosis múltiple, lo que sugiere que el virus de Epstein-Barr es la principal causa de esa enfermedad, indicó la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard en un comunicado.

Sin embargo, el artículo Análisis longitudinal revela alta prevalencia del virus Epstein-Barrasociada con la esclerosis múltiple, publicado en la revista Science el pasado miércoles, no describe el mecanismo por el cual el virus provoca la enfermedad.

Establecer una relación causal entre ambas fue complicado ya que Epstein-Barr afecta al 95 % de los adultos (la mayoría sin signos de enfermedad), mientras que la esclerosis no es común. Asimismo, los síntomas de esta última aparecen comúnmente una década después de la infección del virus, detallóla Escuela de Salud Pública T.H. Chan.

No obstante, el profesor de epidemiología y nutrición y autor principal del estudio, Alberto Ascherio, explicó que el retraso entre la infección por el virus de Epstein-Barr y la aparición de la esclerosis múltiple “puede deberse, en parte, a que los síntomas de la enfermedad no se detectan durante las primeras fases y, en parte, a la relación evolutiva entre el virus de Epstein-Barr y el sistema inmunitario del huésped, que se estimula repetidamente cada vez que el virus latente se reactiva”.

Ascherio declaró que, a pesar de que en la actualidad no hay forma de prevenir o tratar eficazmente la infección por el virus de Epstein-Barr, una vacuna contra este o atacarlo con fármacos antivirales específicos “podría, en última instancia, prevenir o curar la esclerosis múltiple”.

Para el estudio también contribuyeron los científicos investigadores Kjetil Bjornevik, Marianna Cortese y Kassandra Munger, así como el profesor en genética y medicina Stephen Elledge y el profesor asociado en neurología Brian C. Healy.

La enfermedad neurodegenerativa, para la que todavía no hay una cura definitiva, afecta a alrededor de 2.8 millones de personas en el mundo. De acuerdo con la Escuela de Harvard, en ella el sistema inmune ataca la ataca las vainas de mielina que protegen las neuronas del cerebro y la médula espinal, provocando debilidad muscular, dolor, fatiga, pérdida de coordinación y balance, entre otros síntomas. Suele presentarse en forma repentina entre los 20 y los 40 años de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *