Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

En 1996, un equipo encabezado por la NASA anunció que los compuestos orgánicos en el meteorito ALH 84001, descubierto en Allan Hills, Antártida en 1984, habían sido dejados por criaturas vivientes. Sin embargo, los resultados del equipo del científico Andrew Steele de Carnegie descartaron evidencia de vida extraterrestre.

Un meteorito de 4 mil millones de años, procedente de Marte, no contiene evidencia de vida extraterrestre, aseguraron científicos.

Los resultados de un análisis dirigido por Andrew Steele de Carnegie y publicado en la revista Science, determinaron que los materiales orgánicos del meteorito ALH 84001 no son biológicos, sino que son producto de interacciones geoquímicas entre el agua y la roca.

El meteorito fue descubierto en Allan Hills, Antártida en 1984 y es considerado como uno de los proyectiles conocidos más antiguos en la Tierra que llegaron desde el planeta marciano.

En 1996, un equipo encabezado por la NASA anunció que los compuestos orgánicos en él aparentemente habrían sido dejados por criaturas vivientes. Sin embargo, otros científicos negaron dichas declaraciones con otras hipótesis.

Este presenta moléculas orgánicas que contienen carbono e hidrógeno, así como oxígeno, nitrógeno y azufre, entre otros elementos. Estos compuestos son asociados comúnmente con la vida, pero también pueden ser creados por procesos no biológicos, conocidos como química orgánica abiótica.

Steel, que es miembro de los equipos científicos de los rovers Perseverance y Curiosity, afirmó que los compuestos son resultado de un flujo de agua (probablemente salada) sobre la roca durante un periodo de tiempo prolongado.

Para determinarlo, el equipo del científico utilizó imágenes a nanoescala, análisis isotópicoy espectroscopia, entre otros. Con ello, encontraron que las rocas marcianas experimentaron serpentinización, un proceso geoquímico que resulta de la interacción de rocas magmáticas que contienen hierro o magnesio con agua en circulación, produciendo hidrógeno.

Asimismo, pasaron por un proceso de carbonización,en donde se forman minerales de carbonato debido a la interacción entre rocas y agua ligeramente ácida que contiene dióxido de carbono disuelto. Esta es la primera vez que se registran estos procesos en muestras de meteoritos antiguos de Marte.

Steel explicó en un comunicado que este análisis puede revelar información sobre los procesos geoquímicos en la historia de la Tierra, así como el potencial de habitabilidad de Marte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *