Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una fuerte tormenta de nieve dejó parada a la capital de EEUU dando como resultado que escuelas y oficinas federales suspendieran sus actividades

Una fuerte tormenta de nieve paralizó durante varias horas la capital de EEUU y distintas localidades de los vecinos estados de Maryland y Virginia, donde las escuelas y las oficinas federales suspendieron sus actividades e incluso los tres grandes aeropuertos de la región vieron afectada su operación.

En el aeropuerto Ronald Reagan de Washington, la nieve alcanzó una acumulación de 6.7 pulgadas (unos 17 centímetros), un nivel no visto desde el 13 de enero de 2019, señaló el diario The Washington Post.

El temporal, que comenzó en la madrugada y se extendió hasta después del mediodía, dejó una estela blanca a lo largo de la región, sólo un día después de que las temperaturas alcanzaran los 18 grados centígrados.

Debido a la nevada, alrededor de 448 mil 597 clientes en Virginia y 79 mil 470 en Maryland quedaron sin el servicio de electricidad, ya que el peso de la nieve o la caída de árboles afectaron las líneas de transmisión.

La nieve, cuya acumulación varió entre 5 y 10 pulgadas (12.7 y 25.4 centímetros), agravó la crisis que afronta la operación aérea en el país, con distintas cancelaciones atribuidas a la ola de contagios por la variante ómicron.

La Administración Federal de Aviación ordenó paralizar la operación en los aeropuertos Ronald Reagan y el Thurgood Marshall de Baltimore, que también sirve a la zona de Washington.

Horas después, la FAA anunciaba que se habían puesto en marcha trabajos de deshielo de las aeronaves y las pistas en esos aeródromos.

También el aeropuerto de Dulles, en Virginia, advirtió en su cuenta de Twitter sobre la cancelación de “algunos vuelos” debido al temporal.

Incluso el presidente estadounidense, Joe Biden, no escapó de los efectos de la tormenta, ya que debió esperar a que el personal en tierra lograra mover las escaleras para poder descender de su avión, el Air Force One, que lo trasladó desde su casa, en Wilmington (Delaware), a Washington.

Al final, Biden bajó en medio de la espesa nieve y su caravana se abrió paso sobre una alfombra blanca que cubría la pista de la Base de la Fuerza Aérea Andrews, en Maryland.

La web especializada Flightaware reveló que más de 11 mil vuelos sufrieron retrasos y unos 4 mil 585 más fueron cancelados.

Pero la nieve ocasionó igualmente retrasos en los planes de las autoridades para contener la pandemia. El Departamento de Salud del Distrito de Columbia, donde está Washington D.C. informó que todos los sitios de pruebas de covid permanecerán cerrados esta jornada debido a la emergencia por la nieve.

De igual forma, numerosos colegios en Washington y algunas zonas de Maryland y Virginia paralizaron su actividad, e incluso algunos que iban a retomar el miércoles las clases después del descanso de fin de año postergaron el regreso.

Las oficinas federales suspendieron asimismo su actividad, lo que provocó que se cancelaran las ruedas de prensa en la Casa Blanca y el Departamento de Estado, entre otras.

Las agrestes condiciones también complicaron la movilización de vehículos, causando atascos en diversas vías.

Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *