Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Países en primera línea como Chipre, Italia, Grecia y Malta llevan tiempo pidiendo que otras naciones compartan la responsabilidad por los migrantes que cruzan el Mediterráneo desde el norte de África.

Todos los países europeos deben compartir la responsabilidad de acoger a los migrantes y ayudarles a integrarse, dijo el Papa Francisco este miércoles, instando a las naciones a abrir “la puerta del corazón”.

En su audiencia general semanal, Francisco, que ha hecho de la defensa de los migrantes y refugiados una piedra angular de su papado, dijo que pudo tocar su “humanidad herida” durante su viaje a Chipre y Grecia a principios de este mes.

“También pude ver cómo solo unos pocos países europeos están aguantando la mayor parte de las consecuencias del fenómeno de la migración en el área del Mediterráneo“, afirmó.

“En realidad, esto exige una responsabilidad compartida por parte de todos y de la que ningún país puede sustraerse, porque es un problema de la humanidad”, agregó.

Países en primera línea como Chipre, Italia, Grecia y Malta llevan tiempo pidiendo que otras naciones compartan la responsabilidad por los migrantes que cruzan el Mediterráneo desde el norte de África.

La semana pasada llegaron 12 inmigrantes procedentes de los campos de refugiados de Chipre que están siendo reubicados en Italia a expensas del Papa, el primer lote de un total de 50 que se esperan desde la isla mediterránea.

Francisco dijo que espera que más países europeos permitan a los grupos locales de la Iglesia traer más refugiados e inmigrantes y ayudarlos a integrarse.

“Basta con abrir una puerta, la puerta del corazón. No seamos negligentes en esta Navidad“, dijo Francisco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *